Retiro mensual

Días de retiro espiritual: Para jóvenes y adultos

Qué son y para qué sirven

 

Los Retiros espirituales -en sus distintas modalidades- han sido utilizados durante siglos por los cristianos para mejorar su vida espiritual. Hasta hace unos años era fácil tener ocasión de hacer alguno. Hoy es menos frecuente. Y sin embargo, resultan ahora particularmente necesarios porque estamos inmersos en una cultura caracterizada por la ausencia de transcendencia.

“Pasan los años sin que nos demos cuenta, como sucede en  esas estaciones en las que el tren no para”.

 Un parón necesario

"¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Para quién trabajo de esta manera?... ¡Que se detenga el mundo un par de días! ¡Necesito pensar!"

- Pues bien, en cierto sentido, un retiro hace realidad ese "milagro".

Un retiro sirve para descubrir a un Dios más cercano, presente en el entramado de nuestra vida diaria, dando hondura sobrenatural a nuestra existencia de cristianos.

Porque, en definitiva, un Retiro consiste en eso: en situarnos en la Presencia de Dios -que nos invita siempre a una nueva mudanza, a una renovación de nuestra vida cristiana- y enfrentarnos con la verdad sobre nuestra vida.    

Programación

  • 23 de octubre (Domingo)
  • 20 de noviembre (Domingo)
  • 18 de diciembre (Domingo)
  • 22 de enero (Domingo)
  • 19 de febrero (Domingo)
  • 26 de marzo(Domingo)
  • 4 de Junio (Domingo)
  • 1 de Julio (Sábado), en la Casa de Ejercicios y  Carmelitas, especialmente para adolescentes y jóvenes.

Horario y lugar

A las cuatro de la tarde nos encontramos en la puerta de la Parroquia de la Asunción, por la calle Alonso Cano. Durará hasta las siete de la tarde.

  Inscripciones

            Como en los retiros se dará material fotocopiado para hacer la oración personal, quien desee asistir, es necesario que avise con algunos días de anticipación a  la realización de cada día de Retiro. Se avisará a la Parroquia de la Asunción, entrando a la sacristía o al teléfono 967-218095. Pueden ir también de cualquier parroquia que lo deseen o aunque no pertenezcan o no asistan a ninguna parroquia.