Historia

Poco a poco iremos completando y actualizando la historia de nuestra parroquia

 

 Los enlaces que  aparecen a continuación están clasificados en varios grupos : (PINCHANDO EN EL NÚMERO QUE APARECE AL LADO DE CADA UNO, TE VAS A ESA SECCIÓN).

 
  • 1.-  Capítulo 1º
  • 2.-  Capítulo 2º
  • 3.-  Capítulo 3º
  • 4.-   Capítulo 4º
  • 5.-   Capítulo 5º
  • 6.-   Capítulo 6º (1ª parte)
  • 7.-   Capítulo 6º (2ª parte)
  • 8.-   Capítulo 6º ( 3ª parte)
  • 9.-   Capítulo 7º
 

Enlace 1.- :

CAPÍTULO 1º

ERECCIÓN DE LA PARROQUIA DE LA ASUNCIÓN

Y DESMEMBRACIONES POSTERIORES

 

La parroquia de la Asunción de Albacete se crea por decreto del primer obispo de la diócesis, Dr. D. Arturo Tabera Araoz, fechado el 19 de septiembre de 1951. Su creación respondía a la necesidad de nuevas parroquias, que atendieran las urgencias pastorales de los fieles. En dicho decreto se decía:

 

“Esta necesidad se hacía sentir más en la Capital, que ha tenido en estos últimos años un rapidísimo crecimiento, llegando a contar con un número de fieles exorbitante para las cuatro únicas parroquias ahora existentes. A ello había que añadir, como obstáculo para el buen gobierno parroquial en la Ciudad, la desigualdad en la distribución de las feligresías entre las cuatro parroquias actuales”.

 

La parroquia de la Asunción, cuya advocación se adoptó como recuerdo de la proclamación de este dogma en el Año Santo Romano de 1950 y que tendrá su primera sede en la Iglesia de Maternidad-hoy Centro Cultural de la Asunción en la calle Monjas-fue creada juntamente con las parroquias de Fátima, Nuestra Señora del Pilar y del Buen Pastor. Su territorio se desmembró de la parroquia de San Juan.

 

Dicha parroquia quedaba territorialmente configurada de la siguiente manera: “Una línea que va bordeando los límites de la de San Juan por las calles de San Julián, Feria, Serrano Alcázar y Ríos Rosas –pero sin jurisdicción en estas dos últimas calles-,hasta Octavio Cuartero. Siguiendo esta calle en dirección al Paseo de la Feria, tendrá los números de la derecha hasta Dr. Ferrán. Siguiendo por esta (tomando los números de la derecha) hasta Joaquín Quijada. Esta calle por su lado derecho hasta Paseo de la Feria que atraviesa, bordeando la Plaza de Toros hasta Juan Sebastián Elcano. Siguiendo esta calle (números del lado derecho) hasta Ramón y Cajal. Esta calle (números del lado derecho) hasta Avenida de la Guardia Civil y por esta calle (lado derecho) hasta Avenida de la Cuba. Por la vía férrea actual hasta Paseo del Istmo, volviendo de nuevo a Ramón y Cajal (números del lado izquierdo) hasta Padre Romano y por esta calle-tomando los números de la derecha-, al punto de partida”.

 

En las fechas en que se crea la parroquia, el número total de las mismas en la diócesis albacetense era de cincuenta y nueve, con un número de veintisiete rectorías de ayuda a dichas parroquias. El número de diocesanos ascendía aproximadamente a un total de 320.000.

 

A la parroquia de la Asunción, como a las otras tres creadas en la capital se les da la categoría de Término, de acuerdo con la legislación canónica vigente, y se le asigna el número de dos coadjutores, juntamente con su párroco. Este arreglo parroquial entraría en vigor a las 24 horas del díacatorce del mes de octubre de 1951. (1)

 

En noviembre de este mismo año se nombraba como párroco de la Asunción al Reverendo Sr. D. Santiago Sánchez García y como coadjutores al Rvdo. Sr. D. Cayetano Cermeño Pujante y al Rvdo. Sr. D. Pedro Ortin Cano. (2)

 

La primera desmembración tendría lugar con motivo de la creación de las parroquias del Espíritu Santo y S. Pablo a comienzos de septiembre de 1954. El decreto de reestructuración, que afectaba a las Parroquias de S. Francisco, Fátima y la Asunción está firmado con fecha de 4 de septiembre, y se expresa en los siguientes términos:

“Decretamos: 1.- Desmembrar de las parroquias de S. Francisco, Fátima y Asunción la parte de territorio comprendida dentro de los siguientes límites:

Desde el confín del término municipal por la calle Dr. Fleming, en su lado de la derecha, hasta la de Corregidor Godino. Esta calle, siguiendo por la de Fátima (ambas los números pares) hasta su encuentro con el Paseo de la Feria. Siguiendo el Paseo de la Feria, en sus números impares hasta la calle de Octavio Cuartero. Esta calle, en sus números impares, hasta Cristóbal Pérez Pastor, y siguiendo ésta por su lado de la derecha, hasta la de Pedro Martínez Gutiérrez. Esta calle, siguiendo por la Dionisio Guardiola, ambas en sus números impares, hasta Collado Piña. Esta calle en sus números pares, hasta la del Progreso, y siguiendo ésta por su lado de la derecha, hasta la de Torres Quevedo (que ambas aceras seguirán perteneciendo a San Francisco, hasta la carretera de Circunvalación), al confín”.


La desmembración parroquial sólo afectó al territorio de las calles de Octavio Cuartero, Dr. Ferrán, Joaquín Quijada y Paseo de la Feria.
(3)

 

(1) Para todo lo referente a la creación de la parroquia ¿??? el Decreto sobre arreglo parroquial en la ciudad de Albacete. Boletín Oficial Eclesiástico de la Diócesis de Albacete.
 

(2) Nombramientos de la Secretaría de Cámara del Obispado en Boletín Oficial Eclesiástico de la Diócesis de Albacete

(3)Decreto de desmembración en el archivo de la parroquia.

 

 


Página de 2.- :

                                    CAPITULO 2º

                                                                                   SACERDOTES

                                                                                        A.   . PÁRROCOS

1º.- D. SANTIAGO SÁNCHEZ GARCÍA (1885-1969)


Nació el 25 de julio de 1885 en Caravaca (Murcia) y se ordenó de sacerdote el 3 de abril de 1910, habiendo hecho sus estudios en el colegio de S, José de Murcia y Seminario de S. Fulgencio de la misma ciudad.

Desempeñó, en su dilatada vida sacerdotal, los cargos de Rector de Moral y Entredicho (21 de junio de 1910), Cura Rector de ¿???????? y Benablón (14 de enero de 1914), Coadjutor de S. Juan Bautista de Albacete (30 de junio de 1917), Coadjutor de El Salvador de Caravaca (1 de septiembre de 1922), Párroco de Alcalá del Júcar (Albacete) (1 de agosto de 1941), Arcipreste de Jorquera (Albacete) (1 de enero de 1943), Cura Ecónomo de El Salvador de Caravaca (1 de julio de 1949), Teniente Arcipreste del Distrito

Eclesiástico de Caravaca en funciones de Arcipreste (20 de julio de 1949), Cura Propio de Ntra. Sra. de la Asunción de Albacete (20 de octubre de 1951), Párroco de la Asunción de Hellín (5 de octubre de 1952). Fue nombrado Canónigo Honorario del Cabildo Catedralicio de S. Juan de Albacete por Monseñor Tabera el 22 de febrero de 1966. Falleció en Hellín el 5 de septiembre de 1969


2º.- D. JUAN JOSÉ ROBREDO RODRÍGUEZ (1903-1958)

Nació en Zaldierna (Logroño) el 21 de agosto de 1903 y fue ordenado sacerdote el 26 de mayo de 1926.

Fue Ecónomo de Encío, Coadjutor de Cerzo de Río Tirón y Ecónomo de Posades (Burgos). Colaboró en la revista “Sagrario”, fundada por el Arzobispo Cardenal de Sevilla, D. Pedro Segura.


El 12 de marzo de 1935 se
trasladó como capellán de emigrantes
a Cambó les Bains, diócesis de Bayona, y atendió a los emigrantes es-pañoles en Bayona, Biarriz y San Juan de Luz hasta 1937, que se trasladó a Toledo como capellán de las Damas Catequistas y capellán militar. Fue Cura Ecónomo de Carmona (Toledo), en cuyo pueblo restauró la Iglesia y el archivo, incendiados durante la guerra civil.

En la Diócesis de Sevilla desempeñó los cargos de Capellán de las Damas Catequistas, Contable en la Administración de Capellanías, durante siete años, y posteriormente durante nueve fue Ecónomo de S. Roque y S. Benito de Sevilla. Durante tres años fue profesor de Historia de la Literatura Griega, Latina y Castellana del Seminario.

Fue nombrado Canónigo de Albacete el 4 de octubre de 1951 y Fiscal de la Curia Diocesana el 10 de junio de 1952. En octubre de este mismo año fue nombrado párroco de la parroquia de la Asunción hasta noviembre del año siguiente. Falleció el 31 de octubre de 1958.

3º.- D. LÁZARO-AGUSTÍN FERNÁNDEZ FALCÓN (1924 …)

Nació en Hellín el 30 de enero de 1924. Se ordenó de sacerdote el 18 de junio de 1950.

Ha desempeñado en la Diócesis los siguientes cargos: Rector y Administrador del Seminario Menor “S. Rafael” de Hellín, en el primer momento de su creación; Ecónomo de la Parroquia de Pozo Cañada (1950); Beneficiado y Maestro de Ceremonias de la Catedral de Albacete (1952); Coadjutor, durante un año, de la Parroquia de

S. José de Albacete; Ecónomo de la Parroquia de la Asunción de Albacete, desde el 6 de noviembre de 1953 hasta el 15 de julio de 1955, Profesor de Religión en el Instituto nº 2 (actual “Tomás Navarro Tomás”) de Albacete (1966); Secretario Particular del Obispo D. Ireneo García Alonso (1969); Coadjutor de la Parroquia de Ntra. Sra. del Pilar (1969); Canónigo de la Catedral de Albacete (1971); Habilitado del Clero (1973); Juez Pro-Sinodal del Tribunal Diocesano (1976); Consiliario de “Promoción Gitana”

(1977) y Profesor de Religión del Instituto de Bachillerato nº 4 (1978).


4º.- D. ÁNGEL LAGUNAS CALDERERO (1924 ….)


Nació en Ciudad Rodrigo (Salamanca) el 24 de febrero de 1924. Ingresó en el Seminario de ésta Diócesis a los catorce años y allí cursó los estudios eclesiásticos. Se ordenó de sacerdote el 21 de febrero de 1948. Los dos primeros años de sacerdocio fue familiar del Obispo, D. Máximo Jurramendi. En 1950, al fallecer dicho Obispo, se encargó de la Parroquia de Castillejo de Martín Viejo y en enero de 1952, previo concurso, fue nombrado párroco en propiedad de Morasverdes.

El 3 de junio de 1954, previa oposición, tomó posesión del beneficio de sochantre de la Catedral de Albacete. Este mismo año fue nombrado Coadjutor de la Parroquia de S. José, en la que permaneció un año. El 8 de julio de 1955 se hizo cargo de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción de Albacete, en la que ha permanecido hasta el 19 de septiembre de 1999, año de su jubilación.

En agosto de 1956 sería nombrado consiliario diocesano de los Jóvenes de Acción Católica y al comenzar a funcionar los Cursillos de Cristiandad en la Diócesis, en 1957, el prelado lo nombró Director de la Escuela de Dirigentes de Cursillos, en la que permaneció hasta la extinción de los Cursillos hacia la mitad de la década de los setenta.

Durante el tiempo de su tarea como párroco ha sido también Arcipreste de la Ciudad y también del tercer arciprestazgo en concreto.


5º.- D. JOSÉ LUIS MIRANDA ALONSO (1950 ….)

Nació en Albacete el 21 de marzo de 1950. Es el segundo de una familia de ocho hermanos. Entró en el Seminario albacetense a los 16 años. En 1972, una vez acabados los estudios sacerdotales, fue adscrito a la Parroquia de Fátima de la ciudad y al movimiento Junior de Acción Católica, en el que venía trabajando durante varios años. Al año siguiente estuvo como diácono en la Parroquia del Espíritu Santo de Albacete. Se ordenó de sacerdote el 10 de marzo de 1974.

A partir de junio de este año se hizo cargo de la Parroquia de El Salobral y Los Anguijes y, poco después, de Los Pocicos. En 1978 también de la de Aguas Nuevas. Al año siguiente fue nombrado coadjutor de la parroquia de Montealegre del Castillo y después párroco, encargándole a su vez la parroquia de Bonete.
En 1982 pasa al Seminario Menor como educador y Delegado de Pastoral Vocacional.
Al año siguiente deja el Seminario para responsabilizarse pastoralmente de la parroquia de Casas de Juan Nuñez, La Felipa y Pozo Lorente. En 1984 fue adscrito a la Parroquia de El Buen Pastor de Albacete, en la que compaginó el trabajo con la delegación de Juventud, así como con el de Delegado de Vocaciones y Consiliario del Movimiento de Jóvenes de Acción Católica.
En 1986 es nombrado párroco de El Buen Pastor de Albacete, parroquia en la que permaneció hasta 1999, en que pasará en septiembre a la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción.
Desde 1992 da clases en el Seminario Mayor y además se encarga de las labores de dirección espiritual en el mismo seminario.

                                        B.    COADJUTORES, VICARIOS PASTORALES Y ADSCRITOS.

Lista general de los mismos, con años de nombramiento

Pedro Ortín Cano, coadjutor (1951)
José Baeza Espadas, coadjutor (1953)
Francisco Galindo Villodre, coadjutor (1958)
Ricardo Sanllorente Puente, coadjutor (1960) (adscrito en 1964)
Ignacio Parra Sánchez, coadjutor (1962)
Salvador Collado González, coadjutor (1968)
Jesús Jiménez Arnás, adscrito (1969)
Eduardo Zornoza Navarro, adscrito (1970)
José Sánchez Galache, coadjutor (1971)
Angel Moraleda Romeral, coadjutor (1973)
José Manuel Ramos Martín, adscrito (1973)
Samuel Sánchez de la Rosa, coadjutor (1973)
Ernesto Sánchez Igarza, coadjutor (1974)
Gregorio Díaz Rodríguez, coadjutor (1979)
Guillermo García Martínez, adscrito (1980)

 


Página de : 3.-:

                                                    
    CAPITULO 3º

ESTADÍSTICA SACRAMENTARIA


Evolución de:
Bautismos

Matrimonios

Confirmaciones

Defunciones

BAUTISMOS

El libro de Bautismos de la parroquia comienza el 10 de 0ctubre de 1951


AÑOS                                                               CANTIDAD
De 1951 a 1955                                                        474
De 1956 a 1960                                                        543
De 1961 a 1965                                                        649
De 1966 a 1970                                                        505
De 1971 a 1975                                                        496
De 1976 a 1980                                                        493
De 1981 a 1985                                                        405
De 1986 a 1990                                                        403
De 1991 a 1995                                                        370
De 1996 a 2000                                                        358
TOTAL BAUTIZOS                                             4.196
 


CONFIRMACIONES


AÑOS                                                              CANTIDAD
De 1951 a 1955                                                        385            Sólo en 1954
De 1956 a 1960                                                        411            En 1960: 195
De 1961 a 1965                                                        300            En 1964: 154
De 1966 a 1970                                                        382            En 1967: 193
De 1971 a 1975                                                        535            En 1975: 119
De 1976 a 1980                                                        368            En 1977: 119
De 1981 a 1985                                                        186            En 1981: 103
De 1986 a 1990                                                        404            En 1989: 149
De 1991 a 1995                                                        289            En 1991: 79
De 1996 a 2000                                                        260            En 2000: 74
TOTAL CONFIRMACIONES                              3.520

MATRIMONIOS


AÑOS                                                              CANTIDAD
De 1951 a 1955                                                        175
De 1956 a 1960                                                        213
De 1961 a 1965                                                        181
De 1966 a 1970                                                        103
De 1971 a 1975                                                        152
De 1976 a 1980                                                        143
De 1981 a 1985                                                        115
De 1986 a 1990                                                        127
De 1991 a 1995                                                        138
De 1996 a 2000                                                          89
TOTAL MATRIMONIOS                                    1.436



DEFUNCIONES


AÑOS                                                             CANTIDAD
De 1951 a 1955                                                        204
De 1956 a 1960                                                        266
De 1961 a 1965                                                        233
De 1966 a 1970                                                        204
De 1971 a 1975                                                        195
De 1976 a 1980                                                        203
De 1981 a 1985                                                        254
De 1986 a 1990                                                        215
De 1991 a 1995                                                        238
De 1996 a 2000                                                        229
TOTAL DEFUNCIONES                                      2.251


 

 


 


Página de 4.-:

                         Capítulo 4º.-   TEMPLO PRIMITIVO: DATOS HISTÓRICO-ARTÍSTICOS


En el momento de creación de la parroquia, en 1951, se la ubicó provisionalmente en la conocida Iglesia de la Maternidad, en la calle de Las Monjas, en donde estará hasta 1970, en que se trasladará al nuevo edificio, sito en la calle de S. Sebastián.

La Maternidad, actual Centro Cultural de la Asunción, dependiente de la Excma. Diputación Provincial de Albacete, que lo ha restaurado íntegramente, es uno de los varios edificios conventuales, que tuvo Albacete en el pasado y que se ha mantenido hasta nuestros días, cuya advocación era de la Encarnación.

El origen de dicho convento parece estar en el retiro que la dama Dña. María Alvarez Marco llevó a cabo con dos de sus hijas, iniciándose un beaterío, a finales del siglo XV. Al incrementarse con otras compañeras, ya en el siglo XVI se convertiría en monasterio, adoptando la orden tercera de S. Francisco de Asís.

En 1532 la comunidad se establece en unas casas situadas donde hoy está el edificio, que debido al florecimiento experimentado por la comunidad religiosa, pronto se hicieron las obras oportunas para adaptar las casas a la vida monástica. El 26 de marzo de 1557 se bendijo solemnemente el templo y se le asignó su cementerio. Hasta el siglo XIX la comunidad acumula bienes, que le permiten una desahogada situación económica.

Con la Desamortización en 1837, las monjas Justinianas se unieron a la antigua comunidad, pero al no reunir el número marcado por la ley, marcharon a Hellín y el convento queda clausurado en 1843. Tras diversas vicisitudes, una parte del edificio se destinó a casa de maternidad, al cuidado de las Hermanas de la Caridad, llevándose a cabo numerosas reformas; otra parte se dedicó a Conservatorio de Música, dependientes ambas de la Diputación Provincial. El templo, ya en 1951, albergó la recién creada parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción.

Al trasladarse la Casa de Maternidad y en 1970 la parroquia, el edificio entró en un período de abandono, del que saldría en 1982 al llevarse a cabo su restauración, sufragada por la Excma. Diputación Provincial y el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, una vez declarado monumento histórico-artístico.

Desde el punto de vista artístico cabe destacar la antigua iglesia –actual salón de actos-, de planta rectangular con doble acceso lateral (hoy uno cegado), cubierta por un artesanado ochavado de par y nudillo con trompas aveneradas en las esquinas y casetones octogonales, inspirados en los dibujos de Sebastiano Serbio. Si bien presenta algunos defectos de realización, forma un conjunto renacentista, de tradición mudéjar, bastante armónico. La obra corresponde mas o menos a la época de bendición del templo, de mediados del siglo XVI.

El claustro, hoy recuperado en las alas este y sur, suprimidas en el S. XIX, consta de dos cuerpos con cuatro arcos por frente y con los órdenes invertidos: columnas jónicas en la planta inferior y toscanas –de menor tamaño- en el segundo. En las enjutas hay espejos circulares convexos. El pretil del cuerpo superior se adorna con arquillos ciegos. El claustro lo fecha Luis-Guillermo García-Sauco hacia fines del quinientos, fundado en detalles arquitectónicos de carácter manierista.
En las dependencias, que rodean dicho claustro, en la planta baja, el antiguo refectorio, hoy dividido en dos estancias, está cubierto con un artesonado sencillo de vigas apoyadas en canes de perfil arcaizante, por debajo del cual corre un friso de yeso con escudos de las cinco llagas, alusivos a la orden franciscana, entre motivos vegetales renacentistas.

En la actualidad en el edificio se ubica el Centro Cultural de la Asunción, el Instituto de Estudios Albacetenses “Don Juan Manuel” y alguna dependencia del Conservatorio de Música (4)

NUEVO TEMPLO PARROQUIAL



El Centro Parroquial de la Asunción está construido sobre un solar de mil doscientos metros cuadrados, situado en la calle San Sebastián esquina Alonso Cano.

Este solar, que se adquirió por 960.000 pesetas, fue comprado el 4 de julio de 1963; para la compra del mismo se pidió un préstamo a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia, que fue avalado por varios feligreses.

El proyecto y dirección de la obra se encargó a los arquitectos D. Antonio Escario y D. Arturo Mongrell.

La colocación y solemne bendición de la primera piedra tuvo lugar el 8 de mayo de 1965 por el obispo D. Arturo Tabera, y las obras dieron comienzo en el mes de octubre de 1966.

El día 24 de mayo de 1970 se procedió a la bendición e inauguración del nuevo templo. Fue el Sr. Obispo D. Ireneo García quién celebró la Santa Misa. Al final, el orfeón Universitario de Valencia dio un recital de cantos religiosos.

La obra original (pues posteriormente se ha ido completando con algunas reformas, viviendas, salones, etc.) costó 7.835.021’68 pesetas.

Los ingresos, provenientes de donativos, Dirección General de Asuntos Eclesiásticos, suscripciones, Obispado, rifas, etc., fueron de 7.369.795’68 pesetas.

El templo tiene una capacidad para unas quinientas personas sentadas.
Es de un estilo moderno, de características funcionales, ajustado a las normas litúrgicas.

En mayo de 1983 quedó completada la obra del presbiterio. Se colocó en el muro el grupo escultórico de la Virgen de Nuestra Señora de la Asunción y dos ángeles, tallado a mano sobre piedra blanca, obra del escultor Berzal.

Así mismo se colocó la sede, de piedra natural, tallada a mano. La cruz, de 1’80 metros de altura, de madera en su color natural fue también colocada en la misma fecha. Toda esta obra fue realizada por los talleres de arte religioso Santarrufina de Madrid.

A primeros de mayo de 1984 se colocaron las vidrieras artísticas en cemento y vidrio, con motivos eucarísticos, marianos y bautismales. También se colocó una vidriera en el baptisterio, obra de D. Alejandro Novoa. Todas estas obras ascendieron a 3.405,767 pesetas.

Y por último, en octubre de 1995 se terminó la construcción de dos viviendas parroquiales y tres salones. Con un coste de 31.199.582 pesetas.

De esta forma se terminaba todo el complejo parroquial de la Asunción. Posteriormente se han hecho algunas pequeñas reformas y obras de conservación, pero que no afectan a todo lo que se ha descrito.
 


Página de   5.-:

                                         CAPITULO 5º


                                                ETAPAS EN LA ACTIVIDAD PASTORAL


Todos sabemos que es arriesgado señalar etapas en una actividad pastoral que, además, corresponde a una etapa tan reciente como son los últimos cincuenta años.

Por otra parte, hay acciones pastorales – sacramentos, evangelización, etc. – que con unas orientaciones u otras, han estado presentes a lo largo de todo el tiempo.

Por esto, hemos preferido fijarnos en ciertos acontecimientos objetivos significativos que suceden en ciertos años y, según este punto de mira, hemos distinguido cinco etapas pastorales.




ETAPAS PASTORALES

(Visión general)


1ª ETAPA: 1951-1965. NACIMIENTO Y PRIMEROS PASOS

Esta etapa correspondería al periodo comprendido entre el decreto de erección de la Parroquia de la Asunción hasta la bendición de la primera piedra del nuevo templo parroquial.

Es un periodo en el que a las dificultades y actividades propias de una parroquia que empieza, queremos señalar:
El florecimiento de la Acción Católica
Las Conferencias de San Vicente


2ª ETAPA: 1965-1984. CRECIMIENTO


La parroquia ha ido creciendo en actividades y necesidades. Esta etapa que quiere responder a esta situación, abarca desde la bendición de la primera piedra del nuevo templo parroquial hasta la constitución del Consejo Económico y Consejo Pastoral Parroquial.

En esta etapa continúan las actividades señaladas en la etapa anterior, y pueden señalarse además:

La construcción del nuevo templo parroquial.
Conocimiento cada vez mayor de las familias del barrio a través, entre otros medios, del Censo parroquial.
Cursillos de Cristiandad.
Semanas de Familia
Charlas Cuaresmales
Y, por supuesto, las actividades propias parroquiales:
Sacramentos, Catequesis, etc.


3ª ETAPA: 1984-1989. PARROQUIA COMO FAMILIA


Es una etapa marcada por un progresivo desarrollo de la conciencia de familia parroquial. La casa familiar, el templo ya lo tenemos. Había que seguir avanzando en sabernos y sentirnos familia.

Esta etapa queda enmarcada entre la constitución de los Consejos Parroquiales de Economía y Pastoral y la Asamblea Diocesana.

En esta etapa, además de las actividades señaladas en las anteriores, podemos señalar:

Puesta en marcha y primeros pasos de los Consejos Parroquiales como tales Consejos: Libros de actas, etc. (Por supuesto, que siempre habían existido los libros de cuentas y la colaboración sacerdotes y seglares)

Programaciones pastorales conjuntas y por sectores de pastoral

Preparación y participación en la Asamblea Diocesana


4ª ETAPA: 1989-1999. PROYECTO DE IGLESIA DIOCESANA-
PARROQUIAL


Esta es la etapa que sigue a la celebración de la Asamblea Diocesana. La hemos prolongado hasta el año 1999, por lo que el año 2000 lleva incluido de contenido simbólico y de urgencias pastorales a nivel de Iglesia Diocesana y universal.

Junto a las actividades propias parroquiales indicadas en etapas anteriores, podemos señalar:

Programaciones pastorales por objetivos impulsados por las orientaciones y urgencias diocesanas. Se quiere caminar en sintonía con los planes diocesanos.

Construcción de las viviendas y salones parroquiales.


5ª ETAPA: 2000- .  EL NUEVO MILENIO

Es un hecho que el año 2000 va cargado de un contenido simbólico y pastoral fuerte. A todos los niveles de Iglesia parroquial, Diocesana y universal, hablamos de retos (dificultades y posibilidades) que tenemos planteados en la tarea evangelizadora.

En la Diócesis de Albacete se amontonan acontecimientos: Bodas de Oro diocesanas; de muchas parroquias, instituciones, etc. Estrenamos “Plan Diocesano de Pastoral”: -Nos formamos para evangelizar-; Visita Pastoral …

En la Parroquia de la Asunción hacemos nuestro este objetivo diocesano: “Formas personas y comunidades que vivan y anuncien el evangelio”, en esta triple dimensión: fe más personal, más eclesial y más presente en el mundo.

Por ello, mirando hacia atrás, contamos, valoramos y agradecemos a Dios estos cincuenta años de historia que llevamos, y -sin dejar de hacer nada de lo muy valioso que hasta ahora hemos realizado- miramos hacia delante, fijos los ojos en el camino que tenemos que recorrer, en la meta a la que vamos, y en los que vamos caminando. En comunidad, de forma corresponsable, como Iglesia Diocesana y con la fuerza del Espíritu, seguimos caminando.



 

 


Página de  6.-:                    Capítulo 6º ( Primera parte )

 

CAPÍTULO 6º

 

ETAPAS PASTORALES. BREVE RECORRIDO HISTORICO

  

            1ª Etapa:  Nacimiento y primeros pasos

            2ª Etapa:  Crecimiento

            3ª Etapa:  La Parroquia como familia

            4ª Etapa:  Proyecto de Iglesia Diocesana-Parroquial

            5ª Etapa:  A partir del curso 1999-2000

 

 

Primera etapa

 

 NACIMIENTO DE LA PARROQUIA Y PRIMEROS PASOS

 

La Parroquia de la Asunción comienza a funcionar como tal parroquia en 1951. En los cuatro primeros años se ubica en la antigua Casa de Maternidad, cuya iglesia era compartida con las religiosas de la Caridad, que tenían acogidos niños.

 

Trasladada la institución al nuevo centro construido por la Diputación, el templo y algunas otras dependencias pasaron a ser de uso exclusivo de la parroquia. En estos cuatro años, fueron tres los párrocos que la regentan. La actividad pastoral se redujo a los actos de culto y al fomento de algunas prácticas de devoción popular, como las Marías de los Sagrarios, que tenían su sede en la parroquia.

 

En julio de 1955 se hace cargo de la parroquia, quien la va a regentar casi cuarenta y cinco años como párroco, D. Ángel Lagunas Calderero. Se dio a partir de entonces un impulso a la Acción Católica, a tenor de la línea que imperaba en la diócesis, constituyendo una valiosa ayuda a la pastoral de la parroquia.

 

En la década que va del 1955 al 1965 se incrementó la Acción Católica en todas sus ramas de jóvenes y adultos, con una preponderancia de la vida de piedad y la formación, en especial de la juventud. Con la crisis de la Acción Católica, en concreto de los Movimientos Especializados, de la segunda parte de la década de los 60, la rama juvenil fue desapareciendo poco a poco, conservándose la rama de mujeres, que, a pesar de que en otras parroquias también desapareció, en la Asunción mantuvo una continuidad hasta nuestros días, hasta el punto de que algunas mujeres han llegado a desempeñar cargos en el Consejo Diocesano de Mujeres.

 

Mención especial cabe hacer de la fuerza de los Cursillos de Cristiandad entre los hombres, y la Semana Impacto entre las mujeres, al calor del impulso que a ellos habían dado sendos documentos del prelado D. Arturo Tabera5. De la parroquia pasaron  por los Cursillos de Cristiandad 381 hombres, que suponen el 13,03% del total de cursillistas de la ciudad.

 

En los difíciles años de la postguerra, que se prolongan hasta bien entrada la década de los cincuenta, se creó Caritas Parroquial y las Conferencias de San Vicente de Paúl, con una orientación preferentemente asistencial, para atender las necesidades primarias de muchas familias. Era el enfoque que entonces dominaba en la Cáritas Diocesana y Nacional. 

 

5  Boletín oficial eclesiástico de la diócesis nº 11 (1958). pp. 264-283 y nº 2 (1963) pp. 54-63

 

Las Mujeres de Acción Católica crearon sus talleres de corte y confección, donde se arreglaban y confeccionaban prendas de vestir, al mismo tiempo que se impartían charlas de formación para las mujeres humildes y sencillas que acudían a ellos.

 

Se intensificó la acción catequética con los niños y niñas, que se reducía en aquellos años a la preparación para la Primera Comunión. Se trabajaba para que muchos de ellos engrosaran el aspirantado de la Acción Católica.

 

La formación en estos años se impartía en los Círculos de Estudio de Acción Católica y a través del sistema de cursillos. La atención a la vida espiritual, que tenía una gran fuerza, se efectuaba en “retiros” y “ejercicios espirituales”, amén de la atención personal en las consultas y la conocida como “dirección espiritual”, que iba muy unida a la práctica sacramentaria. Eran también clásicas las conferencias cuaresmales, con un carácter más o menos especializado (hombres, mujeres, jóvenes).

 

Cabe señalar en la parroquia las semanas de la familia, sobre temas relacionados con la problemática de la familia en esos momentos. Solían tener un poder de convocatoria muy grande. Reproducimos el programa de una de ellas, organizada por las Mujeres de Acción Católica. 

 

SEMANA DE LA MADRE

 

Orden de actos

 

Lunes                 A las 7,30 tarde

 

Jueves                A las 7,30 tarde

SALUDO

 

CONFERENCIA

CONFERENCIA

“La educación en la adolescencia”

Srta. Llanos Moreno

“La esposa modelo”

Dª. Mercedes Risueño Ruiz

 

 

 

 

 

Martes                 A las 7,30 tarde

 

CLAUSURA

CONFERENCIA

Por D. Angel Lagunas

(Consiliario del Centro)

 

“La mujer en su misión de madre”

Dª. Mercedes Risueño Ruiz

   Las secciones de menores actuarán en obsequio a las madres. Todos los actos tendrán lugar por la tarde en el Salón de Actos del Consejo Diocesano de los Hombres de Acción Católica, calle Feria, núm. 17.

Miércoles             A las 7,30 tarde

 

 

CONFERENCIA

 

“Un deber de la madre, corregir a sus hijos”

Dª. Amalia Pastor de Gómez Picazo

 

 

 

 

D. Ángel Lagunas, el párroco que lo ha sido durante la mayor parte de estos cincuenta años, hace una valoración importante de la vida de la parroquia. Reproducimos sus palabras literalmente:

“Tengo que señalar que, la Parroquia de la Asunción, ha sido en varias actividades pionera en alcanzar objetivos pastorales. Por ejemplo: cuando por estos años, apenas se tocaba la formación prematrimonial, en la parroquia se dieron estos cursillos de preparación al matrimonio... .

A partir del Concilio, la parroquia ha procurado seguir las orientaciones y objetivos, en lo que ha sido posible, que dimanaban de la Vicaría de Pastoral... Si por algo se ha distinguido la Parroquia de la Asunción, supongo que como otras, ha sido por su unión y buen entendimiento que siempre ha existido entre los distintos grupos. Ello ha contribuido a establecer lazos de amistad y hasta diría que como una familia en comunidad parroquial, donde se han compartido alegrías y penas como si se tratara de algo propio”.

 

ECONOMIA DE LA PARROQUIA

Cuentas de fábrica desde octubre de 1951 a 1963

 

AÑO

 

INGRESOS

GASTOS

SUPERAVIT

1951

(desde 15/10 al 31/12)

1.674’90

1.436’65

238’25

1952

 

8.013’75

7.627’60

386’15

1953

(desde 1/12 al 31/12)

1.615’80

320’00

1.295’80

1954

 

29.907’55

19.914’05

9.993’50

1955

(desde 1/1 al 15/7)

20.104’90

10.895’80

9.209’10

 

(desde 15/7 al 31/12)

18.875’65

5.285’71

13.589’94

1956

 

29.262’34

20.765’85

8.496’49

1957

 

24.633’24

25.146’73

513’49

1958

 

15.834’19

8.705’19

7.129’00

1959

 

23.635’45

21.920’05

1.714’60

1960

 

22.058’60

1.455’15

7.503’45

1961

 

26.818’45

10.002’50

16.815’95

1962

 

49.327’95

9.395’90

39.932’05

1963

 

128.495’75

109.908’00

18.586’80

   

CUENTAS DE CARITAS DE LA PARROQUIA

DE 1953 A 1959 (Por meses)

AÑO

DEBE

HABER

1953

3.442’40

3.742’25

 

3.930’70

5.172’55

 

2.845’80

4.475’20

 

2.798’30

3.312’90

 

2.234’30

3.279’80

 

3.134’80

3.134’80

 

2.382’00

402’15

 

2.518’85

50’40

 

3.081’65

943’95

 

2.644’70

1.79’05

 

1.936’00

1.935’85

 

6.404’55

6.194’15

1954

1.062’40

593’40

 

2.109’60

1.015’60

 

2.014’70

1.361’00

 

1.687’40

1.364’00

 

1.224’50

574’60

 

1.683’15

499’40

 

1.928’75

459’80

 

2.290’55

572’10

 

3.239’10

474’05

 

3.703’35

377’10

 

4.925’65

452’30

 

16.807’05

10.429’10

  

CUENTAS DE CARITAS DE LA PARROQUIA

DE 1953 A 1959 (Por meses)

AÑO

DEBE

HABER

1955

9.307’80

644’55

 

9.954’70

1.268’40

 

10.368’95

989’75

 

10.562’15

3.014’20

 

8.536’15

2.205’50

 

8.193’50

1.402’10

 

8.603’65

1.349’50

 

7.753’15

740’35

 

12.020’00

5.390’65

 

9.144’05

1.928’65

 

11.181’05

3.141’00

 

11.149’45

2.505’00

1956

11.228’80

4.830’00

 

9.889’30

2.545’25

 

10.859’45

3.904’80

 

8.591’50

1.454’60

 

14.030’15

7.385’75

 

8.019’75

1.872’37

 

11.798’68

2.855’45

 

12.989’28

5.163’85

 

8.595’23

597’10

 

12.816’98

5.852’60

 

8.064’78

2.062’05

 

8.723’63

5.048’00

 

CUENTAS DE CARITAS  DE LA PARROQUIA

DE 1953 A 1959 (Por meses)

AÑO

DEBE

HABER

1957

12.556’43

12.556’43

 

4.067’33

4.067’33

 

7.724’33

7.724’33

 

6.641’50

6.641’50

 

6.304’25

6.304’25

 

5.867’15

5.867’15

 

5.885’00

5.885’00

 

4.887’80

4.887’80

 

5.520’30

5.520’30

 

5.250’05

5.250’05

 

4.603’75

4.603’75

 

6.805’50

6.805’50

1958

7.037’05

7.037’05

 

10.736’80

10.736’80

 

6.070’90

6.070’90

 

4.345’10

4.345’10

 

7.181’30

7.181’30

 

4.796’95

4.796’95

 

4.818’10

4.818’10

 

4.513’35

4.513’35

 

4.896’65

4.896’65

 

1.772’05

1.772’05

 

2.134’85

2.134’85

 

2.609’70

2.609’70

 

CUENTAS DE CARITAS DE LA PARROQUIA

DE 1953 A 1959 (Por meses)

AÑO

DEBE

HABER

1959

3.036’90

3.036’90

 

5.305’90

5.305’90

 

5.123’80

5.123’80

 

3.721’65

3.721’65

 

9.139’75

9.139’75

 

3.790’95

3.790’95

 

3.971’95

3.971’95

 

3.390’20

3.390’20

 

2.753’25

2.753’25

 

4.137’70

4.137’70

 

2.684’00

58’65

 

El número de suscriptores de Cáritas a comienzos de 1960 era de 54.

LAS CONFERENCIAS DE SAN VICENTE DE PAUL6

 Se constituyeron en la Diócesis el 22 de abril de 1951 en la Catedral, con 31 asistentes. Entonces tienen un carácter diocesano e interparroquial. Posteriormente se irían implantando en las parroquias de la ciudad. Su finalidad era espiritual y de beneficencia. En realidad, hasta el pleno desarrollo de Cáritas, cumplió su función en la Diócesis.

6Datos extraídos de los libros de actas conservados en la Parroquia de la Asunción

Su primer presidente sería D. Abelardo Escudero, vicepresidente D. Pedro Romero, secretario D. Cayo del Amo y tesorero D. Juan Caballero.

Cuando se crea la Parroquia de la Asunción en 1951, junto con otras tres, el Consejo Particular de las Conferencias decide agregar la Conferencia de la Parroquia de la Asunción y del Pilar a la de San Juan; la de la Parroquia de Fátima a la de San Francisco y la del Buen Pastor a la Purísima.

A finales de octubre del 52 el Consejo Particular nombra a D. Pedro Romero, a la sazón presidente del mismo, como representante de las Conferencias en el Consejo Diocesano de Hombres de Acción Católica,  para  hacerse  cargo  de  la  vocalía de caridad y  en  la  I Asamblea Diocesana de dicha rama de hombres, un miembro de las Conferencias explicaría lo que es la “Sociedad de San Vicente de Paúl”.

El 1º de febrero de 1953 el Consejo Particular de las Conferencias de Albacete decide constituir la Conferencia de la Parroquia de la Asunción con plena autonomía, nombrando como presidente de la misma a D. Ramón Salvador, secretario D. José Mª Arce y tesorero D. José Gálvez Lozano. Se le entrega un donativo inicial de 360 pesetas.

Existen dos momentos importantes en el desarrollo de las Conferencias en Albacete capital. Uno que ocupa la primera parte de la década de los cincuenta, perfectamente documentada, y otra, desde los años 67, hasta su disolución definitiva a primeros de febrero de 1973.

No conservamos estadísticas pormenorizadas del funcionamiento de las Conferencias en la Parroquia de la Asunción, sino del conjunto de todas ellas:

 

 

 

AÑO

 

 

 

 

SOCIOS ACTIVOS

 

 

 

PROMEDIO

ASISTENCIA

REUNIONES

 

 

FAMILIAS

ACOGIDAS

FAMILIAS ACOGIDAS QUE

CUMPLEN

CON EL

PRECEPTO

DOMINICAL

FAMILIAS ACOGIDAS QUE

CUMPLEN

CON EL

PRECEPTO

PASCUAL

1951

61

63’00%

38

22

30

1952

92

66’30%

187

132

99

1953

148

67’56%

97

254

158

1954

171

66’66%

108

249

308

 

ECONOMÍA DE LAS CONFERENCIAS

 

AÑO

INGRESOS

GASTOS

SALDO

1951

22.986’95

16.235’00

+6.751’71

1952

87.397’08

93.800’99

-6.403’91

1953

110.195’17

109.093’51

+1.101’66

1954

220.821’65

236.753’30

-15.931’65

 

 Las Conferencias, además de la ayuda material a las familias acogidas, se preocupaban con una mentalidad un poco paternalista, en que dichas familias cumplieran con los deberes religiosos de la misa dominical y el cumplimiento pascual. Además velaban porque dichas familias necesitadas bautizaran a sus hijos y, si existía alguna amancebada, contrajeran matrimonio.

En octubre de 1953 se resaltaba como hecho extraordinario: “que ha contraído matrimonio el pobre socorrido Máximo Martínez, de 80 años, el cual ofrecía gran resistencia y debido al poder de la oración y al sacrificio de los socios se ha conseguido este éxito”. Todo esto hay que entenderlo en el ambiente de pastoral de cristiandad que dominaba en la década de los cincuenta, previo al Concilio Vaticano II.

A finales del cincuenta y tres funcionaban las Conferencias en las parroquias de la Asunción, El Pilar, Fátima, Buen Pastor, San Francisco, Purísima, San José, San Juan y Centro de Muestras. Funcionaba, además, la Obra de ayuda a las Vocaciones Sacerdotales.

Inmediatamente después del Concilio y coincidiendo con la implantación en la Diócesis de la línea pastoral conciliar dentro de una “pastoral de conjunto”, las Conferencias terminan integrándose en el sector de la caridad (Cáritas). Con todo, después de un paréntesis de doce años en que no conservamos documentación alguna, si es que siguieron existiendo con el mismo enfoque asistencial que las caracterizaban, a partir del año 66 conservamos una notas escuetas, desde diciembre de dicho año hasta febrero de 1973 en que figura la palabra “Disuelta”. En ellas suelen mencionarse las asistencias de socios, que no suelen superar los 4 ó 5.

Durante ese periodo figura como presidente D. César Tomás Moreno. En el momento de su disolución, cuyas causas no se mencionan, (posiblemente están relacionadas con la situación pastoral de la diócesis y el nuevo rumbo que la pastoral de caridad estaba tomando después del concilio) los ingresos de las Conferencias eran de 514 pesetas y los gastos de 522,20.

Es curiosos observar que en todo este periodo ya no se constatan estadísticas de bodas, bautizos o fallecidos con o sin sacramentos en las familias acogidas, y el número de pobres visitados semanalmente no supera los 15.

                                

                                                  Segunda etapa   (1965-1984)

 

CRECIMIENTO

 Etapa de crecimiento de la Parroquia que comenzaría con la bendición de la primera piedra del nuevo templo hasta la constitución de los Consejos Económicos y de Pastoral.

La “Voz de Albacete” de 25 de mayo de 1970 daba por fin la noticia: “El Obispo de la Diócesis en solemnísima ceremonia consagró el nuevo templo de Nuestra Señora de la Asunción”.

La bendecía el segundo Obispo de la Diócesis, D. Ireneo García Alonso. La noticia daba algunos datos, como el espacio que ocupaba, aproximadamente 800 m2 , que la habían proyectado los arquitectos señores Escario y Mongrell, con una capacidad para unos 500 fieles, que en su altar se depositaron reliquias  de Santiago y S. Sebastián. El Orfeón Universitario de Valencia, bajo la dirección del maestro Ribera Puig, dio un concierto patrocinado por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia.

Se anunciaban ya un ciclo de conferencias para matrimonios bajo la denominación de “Semana de la Familia”, del 1 al 5 de junio.

Previa a ésta noticia, el 22 de mayo y en el mismo rotativo, el párroco D. Ángel Lagunas era entrevistado, y en dicha entrevista afirmaba: “Tengo que agradecer la cariñosa ayuda de mis feligreses y, de manera especial, los donativos de muchas personas que, sin ser de mi parroquia, han colaborado para hacer realidad este proyecto”, concretando más: “Y sobre todo, mi gratitud para las mujeres de Acción Católica de la Parroquia que han sido, en la mayoría de las ocasiones, las promotoras y realizadoras de las diversas campañas para allegar recursos económicos”. En la misma entrevista D. Ángel nos ofrece las cifras globales de lo que han supuesto las obras del templo, a falta de pequeños detalles, 6.103.079 pts., quedando en éstas fechas por abonar 1.275.000 pts. correspondientes a un préstamo de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia. El Obispado había aportado 1.000.000 de pts. El Ministerio de Justicia, por mediación de la Dirección de Asuntos Eclesiásticos 1.100.000 pts. Los 2.828779 pts. son aportaciones de los fieles.

Anterior a éstas efemérides están los esfuerzos, que supuso levantar dicho templo. Tres años antes de su inauguración y bendición, en la “Voz de Albacete” de 21 de noviembre de 1967, el párroco D. Ángel Lagunas era entrevistado bajo el epígrafe: “Los problemas de la Parroquia de la Asunción. Se está construyendo un nuevo templo –con grandes dificultades económicas- pues aún faltan dos millones de pesetas”.

En esas fechas se adeudaban a la empresa constructora unas 700.000 pts., el Ministerio de Justicia había aportado 600.000, el Obispado 200.000 y las colectas de los fieles ascendían a 800.000. La Caja de Ahorros de Valencia había dado un crédito de 450.000 pts. El párroco a la pregunta del periodista: ”¿Y ante este estado de cosas como piensa hacer frente para continuar las obras?, contestaba: “Eso es muy difícil de contestar; en primer lugar pongo la confianza en Dios y espero que los feligreses y personas de buena voluntad seguirán ayudando y no habrá más remedio que gestionar otro crédito, que con el esfuerzo de todos se irá amortizando”.

En verdad, las previsiones y esperanzas de D. Ángel se vieron cumplidas con creces. Por eso en 1970, Luis Parreño en “La Tribuna” de 22 de mayo, podía finalizar su columna “Las emotivas conmemoraciones” con éstas palabras: “Realmente no conmemoramos la fecha de inauguración de un templo, sino el gozo de la trayectoria espiritual y humana, la ilusión cumplida, de Ángel Lagunas, que hizo posible el “milagro” de un nuevo y hermoso lugar para rezar a Dios, en la advocación de la Asunción de su Madre”.

A partir de su inauguración la Parroquia incrementó sus actividades pastorales, sobresaliendo las Semanas de la Familia, en colaboración con el Movimiento Familiar Cristiano, las charlas cuaresmales y la potenciación de los Cursillos de Cristiandad, a cuyo secretariado estuvo tan vinculado el párroco, amén de las actividades ordinarias de una parroquia: sacramentos, catequesis, etc.

Todo el período estará a caballo entre dos episcopados: El de D. Ireneo García Alonso y el de D. Victorio Oliver Domingo, por lo que la singladura de la parroquia no se puede desvincular de los proyectos diocesanos de estos dos episcopados.

 

 


Página  de  7.-:                  Capítulo 6º ( Segunda parte )

 

3ª ETAPA (1984-1989)

LA PARROQUIA COMO FAMILIA (5)

 

            Acabado el nuevo templo, casa de todos, era necesario acentuar la conciencia de familia parroquial, sabernos y sentirnos familia.

            Coincide con el episcopado del nuevo obispo, D. Victorio Oliver y con un nuevo Vicario de Pastoral. Los dos potenciarán en la Diócesis por una parte la constitución de los Consejos Parroquiales de Pastoral y dentro de ellos los Consejos Pastorales de Economía, estos últimos como una institución que estructure la corresponsabilidad en la administración de las finanzas de la comunidad parroquial.

 

Por otra parte, un gran plan de dinamización pastoral de la Diócesis lo constituye el PID (Proyecto de Iglesia Diocesana), con el que se quiere echar las bases de los futuros proyectos diocesanos de pastoral, partiendo de unas exigencias realistas de unos principios teológicos fundamentales, que den consistencia doctrinal a las distintas líneas de acción.   

 

Así pues, esta etapa de la Parroquia se enmarca entre la constitución de los Consejos Parroquiales de Economía y Pastoral y la Asamblea Diocesana, con la que se clausuran los tres años de trabajo del PID.

 

El 13 de marzo de 1985 se constituye el primer Consejo Pastoral Parroquial con las siguientes personas y responsables:

Presidente:

D. Angel Lagunas, párroco

 

Vicepresidente:

Dña. Pilar Maestro Salto, ama de casa

 

Secretario:

D. José Carrasco Sánchez, profesos de EGB

 

Moderador:

Dña. Mª. del Carmen Gómez, ama de casa

D. José Manuel Rueda, del grupo juvenil

 

Vocales:

·        La representante de las Mujeres de Acción Católica

·        Representante del Consejo de Economía

·        Vocal de Cáritas Parroquial

·        Responsable de Catequesis

·        Responsable del equipo de Liturgia

·        Vocal de Acción Social

·        Responsable de Acción Familiar

·        Vocal del Apostolado de la Oración

·        Vocal de formación

 

Ya en el curso 1984/85 bajo la idea de “Iglesia Comunidad”, con seis principios básicos:

 

1.      La “Iglesia local” (Iglesia comunidad) tiene que estar formada por cristianos que tomen en serio  los compromisos derivados de su fe.

 

2.      La parroquia tiene que ser concebida y presentada como comunidad MISIONERA Y EVANGELIZADORA.

3.      La comunidad parroquial invita a los seglares a participar en la vida de la misma y se compromete a fomentar la renovación de la mentalidad en la celebración de los sacramentos y la vida litúrgica.

 

4.      Se considera necesaria la presencia activa  y r4sponsable de los seglares  en los órganos de gobierno, gestión pastoral y administración de los bienes materiales, así como en la formación de grupos o equipos que lleven a cabo las acciones pastorales.

 

5.      Se constata la necesidad de actualizar los conocimientos doctrinales y la formación cristiana, así como el testimonio de nuestra fe.

 

6.      Para ello nos comprometemos a una formación permanente, en grupos reducidos, con una puesta en común de nuestras vivencias y experiencias de fe, planificación y revisión de una pastoral concreta.

 

Las líneas de acción se encuentran en las siguientes actividades: el servicio de la  Palabra, la acción caritativa y social, la liturgia y la promoción humana.

 

En el servicio de la Palabra atiende a la catequesis niños, que se imparte en cinco cursos, divididos en dos etapas: la de preparación a la primera Comunión, desde los siete años y durante dos cursos y la de preparación a la Confirmación, los tres restantes.

 

En el curso 1984-85 asistirán a la primera etapa unos 225 niños/as, asistidos por 38 catequistas, y en la segunda asisten unos 251 preadolescentes, con 27 catequistas, preferentemente personas mayores con buena formación religiosa.

 

Con los que terminan esta segunda etapa se inicia un cursillo-catecumenado de adolescentes, repartido en tres semanas a lo largo del año.

Los catequistas, por su parte tienen un catecumenado de profundización, que atiende además a la metodología  para impartir la catequesis inmediata.

 

Con las mujeres de Acción Católica se tiene un grupo catecumenal, de formación militante, y otro mas abierto, al que asisten unas 50 mujeres. Su periodicidad es semanal.

 

Hasta la fecha la Cáritas Parroquial no estaba organizada como tal, aunque funcionara un equipo de visitadores de enfermos  y un servicio de ropero parroquial, así como un equipo de ayuda en la parroquia de Santo Domingo en su escuela hogar y en la confección del fichero. La organización de la Cáritas Parroquial  pretende empezar por la actualización del fichero parroquial y confeccionar un mapa de necesidades de la parroquia.

 

En el terreno de la Liturgia se vienen cuidando las celebraciones con equipos de lectores, monitores y cantores y, además, con otro que se cuida de la puesta a punto de ornamentos, limpieza, confección de obleas… etc.. A su vez, se cuida cada celebración teniendo en cuenta  las peculiaridades de la misma.

 

A lo largo del año se da una especial importancia  a los tiempos fuertes de Adviento, Cuaresma y Pascua de Resurrección, facilitando también las celebraciones comunitarias de la Penitencia.

 

La promoción humana, que ya era tenida en cuenta desde hacia tres años, se concreta en una atención especial a la Escuela Hogar y Taller de Manualidades. Se ha visto como un medio de promoción y acercamiento de los asistentes a la parroquia.

El equipo de profesoras-militantes que la atienden enseñan corte, confección y trabajos manuales. Todo ello se simultanea con alguna que otra charla de cultura general y formación religiosa. Se finaliza el curso con una convivencia.

El programa de actividad de los jóvenes pretende como objetivo ampliar los conocimientos del mensaje de Jesús, que complementa  la catequesis recibida en la confirmación o la clase de religión del centro escolar.

 

Bajo el denominador común de la “Evangelización” el servicio de la Palabra adopta tres modalidades, dentro de un ritmo de formación periódica:

 

·        En forma de catequesis con temario por el sacerdote de la parroquia (en sábados alternos).

 

·        Explicación de “Pasajes del Antiguo Testamento” explicados por el mismo sacerdote (quincenalmente) alternando con la catequesis.

 

·        Explicación anticipada del Evangelio del domingo (semanalmente)

            

En los tiempos fuertes litúrgicos conferencias adecuadas que ayuden a vivirlos con mas intensidad. A esto se añaden la tanda de Ejercicios Espirituales, montajes audiovisuales sobre los sacramentos y participación, como catequistas, en la Catequesis de primera Comunión.

 

El servicio de la caridad lo llevan a cabo los jóvenes con visitas a instituciones benéficas: Cotolengo, Asilo …, etc. y a jóvenes enfermos (paralíticos, impedidos …).

 

Se cuida la Liturgia en una doble línea: La Misa del grupo y la participación en la Misa Dominical Parroquial.

 

La formación cultural y humana se concreta en el Biblio-Forum (comentario de libros y artículos), Cine-Forum (comentario de algunos programas de T.V.). A esto hay que añadir las charlas mesas redondas sobre la convivencia en los Institutos, la evolución de la Iglesia, la vocación, comparación de las distintas órdenes religiosas, la relación con otros grupos de jóvenes, y otras actividades mas o menos esporádicas. 

 

Constituido ya el Consejo de Pastoral Parroquial, elabora el plan pastoral del curso 1985/86. Previamente se había hecho una evaluación del anterior  y se consideraron válidas las líneas generales de actuación. La parroquia quiere seguir siendo concebida y presentada como una comunidad misionera y evangelizadora, en la que los seglares están presentes activa y responsablemente.

 

En este curso se quieren tener muy presentes las conclusiones del Consejo de Evangelización  y hombre de hoy. El conocimiento de la realidad parroquial se llevará a cabo mediante un estudio sociológico de  la misma. Se dividió esta en 36 bloques, con un responsable al frente de cada uno, para confeccionar el fichero parroquial de necesidades (colaboraron alrededor de 150 personas en el proyecto).

 

El trabajo ofreció datos importantes, como que el número aproximado de habitantes de la parroquia era de unos 10.000, pero con perspectivas de crecimiento en alguna de sus zonas.

 

La situación social es de una mayoría de matrimonios en edades comprendidas entre los 30 y 60 años. No abundan los matrimonios recién casados y sí los pensionistas-jubilados. Domina una clase media-no alta.

La situación laboral nos ofrece una ausencia de profesionales con titulación universitaria (médicos, abogados ....), abundan los pequeños comerciantes, pequeñas empresas, obreros cualificados y un numeroso grupo de militares (Guardia Civil y Jefes del Ejército de Tierra) por estar enclavados en esta Parroquia el cuartel y las viviendas.

 

En el terreno cultural varía entre las personas de 40-60 años con una formación básica, y los más jóvenes que ya han estudiado Formación Profesional, BUP e incluso estudios universitarios.

 

La situación religioso-moral presenta muchas caras. Existe un sector, nada despreciable, de cristianos practicantes, comprometidos con las acciones pastorales de la comunidad parroquial.

 

El sector mas numeroso lo formas los cristianos “cumplidores” (misa dominical, al margen de las actividades parroquiales, bautizan a sus hijos y se preocupan de que reciban la catequesis y la primera Comunión, prestan alguna colaboración a la parroquia y poco más).

 

Otro grupo, bastante numeroso, lo forman los que están al margen de toda práctica religiosa (alejados), en el que hay muchos jóvenes influidos por las ideas y comportamientos en boga. Le dan poca?  ¿¿¿¿¿  que no bauticen a sus hijos y contraen el matrimonio civil.

Algunas familias pertenecen  a la Iglesia Evangélica Baptista, a los Testigos de Jehová y cuatro familias a los mormones.

 

Las ideas morales están muy condicionadas por las corrientes de moda: limitación de la natalidad, métodos anticonceptivos, permisividad en las relaciones prematrimoniales juveniles, consumismo …

 

La situación demográfica está condicionada por tener una amplia zona de expansión urbana a base de edificación de grandes bloques.

 

Los objetivos del plan, teniendo en cuenta estas realidades, fueron:

a)      Promocionar el espíritu comunitario en la parroquia

b)      Despertar el sentido de corresponsabilidad seglar, sobre todo en los practicantes

c)      Crear cauces y medios que hagan posible la evangelización de los distintos sectores

d)      Potencias los responsables de los bloques, en que se ha dividido la parroquia, para que tengan un trato mas personal y directo con la gente de su bloque

e)      Trabajar en equipo los distintos sectores de la pastoral

 

Las acciones giraron en torno a los tres servicios básicos: PALABRA, CARIDAD Y LITURGIA.

 

El “servicio de la palabra” atenderá a la catequesis, como proceso permanente de educación en la fe,  en la que se encuentran englobados 56 catequistas, que reciben formación doctrinal y pedagógica a través de charlas y cursillos breves y se reúnen para evaluar la catequesis impartida. Presta atención a la primera Comunión durante dos cursos, en sesiones semanales, y a la de Confirmación (cuatro años, periodicidad semanal, y al final un cursillo intensivo).

 

La catequesis de adultos atiende a tres sectores:

 

§         El de las mujeres con cursos especiales de formación permanente (asisten semanalmente unas cincuenta mujeres)

 

§         El de los hombres (también semanalmente) y que comienzan este curso. No se excluye alguna reunión de carácter familiar

 

§         Finalmente el grupo de jóvenes (semanalmente) con una formación en dos partes: siguiendo un temario y prestando atención a la Biblia

 

Dos sacramentos tendrán una preparación inmediata con catequesis pre-sacramentales: el bautismo y el matrimonio.

 

La preparación prebautismal se tendrá con los padres y padrinos, con encuentros inmediatos informativos sobre el bautismo, con bautismos comunitarios y moniciones en los mismos.

 

Las parejas que soliciten el matrimonio canónico realizarán un cursillo prematrimonial, que, debido a la dificultad de celebrarlo en la parroquia , lo podrán hacer en otras parroquias, lo que no impedirá se tengan con ellos tantos encuentros como sean necesarios con algún sacerdote de la parroquia, entre los que se incluirá la preparación para la ceremonia.

 

La acción caritativa y social del plan parroquial tendrá en cuenta, en lo posible, las conclusiones aprobadas en la Asamblea Diocesana de Cáritas del curso anterior. Así, partiendo del mapa de necesidades confeccionado, se formarán equipos para atender dichas necesidades. Se informará de ellas a la parroquia, se continuará con el ropero parroquial, se creará el economato de alimentos no perecederos. Un equipo de mujeres de Cáritas asistirá un día por semana a la institución benéfica del Cotolengo, para ayudar.

 

El equipo, pues, de Cáritas queda formado por un director, un secretario, un vocal de enfermos, otro de ayuda a necesitados y un responsable del ropero y del economato.

 

La promoción humana y social sigue centrada en la Escuela Hogar y el Taller de Manualidades. Diez militantes, mujeres de Acción Católica, dirigen las actividades. Asisten 97 mujeres.

El sector de la liturgia quiere hacer posible una participación plena, consciente y activa de los fieles en las celebraciones. Continúa la misma línea del curso anterior en cuanto a monitores, lectores y cánticos. Se presta una especial atención a las misas de 11´30 y 12´30 de los domingos. Se siguen potenciando los tiempos fuertes de Adviento, Cuaresma y Tríduo Sacro de la Semana Santa.

 

Los movimientos apostólicos se centran en las mujeres de Acción Católica, compuesto de 50 militantes, integrados plenamente en la pastoral parroquial; el grupo de juventud vinculado a la Coordinadora de la Delegación Diocesana de Juventud, también integrados en la comunidad parroquial, y el Apostolado de la Oración, con unas 400 personas, que celebran los primeros viernes de mes y piden por las intenciones mensuales, que les hacen llegar las celadoras.

 

La evaluación que en el seno del Consejo Pastoral Parroquial se hizo del plan al año siguiente, se constató que habían sido positivos los resultados, fuera de las catequesis prebautismales.

 

Con todo, se urge la necesidad de la formación de equipos que trabajen en el fichero parroquial. En 1987, en dicho Consejo, se informaba de la inminente “visita pastoral” del prelado (25 al 31 de enero de 1988). Cada responsable tendría que preparar un informe de su respectiva acción pastoral.

 

En enero de 1988, para el encuentro de parroquias de la ciudad, se elaboró un informe de las actividades realizadas en el curso 1986-87. En él encontramos que la formación de los miembros  de la comunidad parroquial se atiende a través de retiros, convivencias, charlas cuaresmales (con una asistencia de 200 a 300 personas, en su gran mayoría mujeres). Se albergaba la idea de que todos los que tuvieran revistas religiosas, ya leídas, las ofertasen a la parroquia para su divulgación. La formación sistemática se centraba en torno a la catequesis y a los grupos de mujeres (unas 40) y uno de 12 hombres, que siguen un temario, mas o menos amplio.

 

El grupo de scouts sigue su propio método. La formación específica de los agentes de pastoral se centra en la preparación de los catequistas, de los del grupo de Cáritas, de acuerdo con los planes de la Cáritas Diocesana, de los pertenecientes al grupo de liturgia, de los de la Pastoral de la salud. Aunque intervienen seglares, la carga mayor recae sobre los sacerdotes.

 

¿Cómo funcionaba Cáritas?. Dentro del objetivo general de poner en práctica el mandamiento del amor a través del contacto con familias y personas necesitadas o solas, se han llevado a cabo las siguientes acciones: recaudar recursos económicos (había en esta fecha 177 socios y una aportación anual de casi 300.000 pesetas). Se atendía a la Campaña Nacional de Cáritas. En la parroquia se iba percibiendo que eran pocas las familias que solicitaban ayuda, quizá por resistencia o prejuicios vergonzosos. Con todo se mantenía una constante coordinación con la parroquia de Ntra. Sra. de la Estrella. Sigue funcionando el economato de víveres no perecederos, abierto a otras parroquias que soliciten ayuda.

 

¿Cómo se cuida la liturgia?. La parroquia había logrado consolidar un grupo que atendía los cantos y lecturas en la dinámica, sobre todo, de las celebraciones dominicales, con una atención especial a los “tiempos fuertes” de la liturgia de la Iglesia. Con todo, se procuraba que hombres, mujeres y jóvenes capacitados, de los asistentes a la asamblea fueran tomando parte como lectores espontáneos, para diversificar más la participación. Dignidad y participación eran los criterios latentes en la organización de la liturgia parroquial. El mismo equipo se encargó de la limpieza y ornato del templo y los ornamentos.

 

La acción social de la parroquia seguía centrada en la actualización del fichero parroquial, que permita un conocimiento permanente de la realidad del territorio pastoral. Las necesidades detectadas se pasan a quien ostenta la responsabilidad de Cáritas, para su posible atención. Unida a la vocalía de acción social están las tareas del Centro de Cultura Popular y Promoción Femenina.

 

La juventud aparece integrada en la parroquia a través de un grupo numeroso que forman el coro y participan en otras actividades, como la catequesis (unos 25). Otros trabajan en “Medicus Mundi”. Forman parte del Consejo Pastoral de la parroquia.

 

La vocalía de acción familiar persigue: la integración de matrimonios en el Movimiento Familiar Cristiano; realzar la fiesta de la Sagrada Familia; atender la preparación pre-sacramental de futuros matrimonios y padres de bautizandos y de los que vayan a tomar la primera Comunión; hacer un seguimiento de matrimonios jóvenes ubicados en la parroquia para su posible integración parroquial y preparar la celebración de la semana de la Familia.

 

Las Mujeres de Acción Católica han estado siempre integradas en las tareas parroquiales, aunque sigan las directrices diocesanas y nacionales del movimiento. Una de sus preocupaciones fundamentales ha sido la promoción y formación de la mujer, de aquí sus cursos de manualidades y la creación del Centro de Cultura Popular y Promoción Femenina. Prácticamente no hay actividad parroquial en la que no estén presentes (Cáritas, Catequesis, Familia, Liturgia, etc.).

 

En abril de 1988 se renovaban algunos miembros del Consejo de Pastoral y se solicitaban objetivos y líneas de acción para el plan pastoral del curso 1989-90. En octubre se proponían como objetivos:

 

1)      Potenciar la parroquia como comunidad evangelizadora en la que todos participen con ilusión y con el testimonio

2)      Ofrecer la Palabra como condición ineludible para la educación de la fe a todas las personas integradas en la parroquia

3)      Estimular a los fieles para que tengan una participación plena, consciente y activa en las celebraciones litúrgicas

4)      Llevar a la práctica las exigencias evangélicas en la ayuda caritativa y social

5)      Atención y promoción de los grupos, movimientos y asociaciones constituidas en la parroquia.

 

En realidad se recogían los objetivos salidos de la Asamblea Diocesana del PID (Proyecto de Iglesia Diocesana).

 

 

 

 


  Página de  8.-                   Capítulo 6º( tercera parte )

 

4ª ETAPA (1984-1989)

 

PROYECTO DE IGLESIA DIOCESANA-PARROQUIAL

 

En el proyecto pastoral para el curso 1989-90 el Consejo Parroquial tiene en cuenta las normas emanadas de la Asamblea Diocesana, pero también la línea de trabajo de los cursos anteriores, tratando de ensamblar las dos cosas.

 

Para potenciar la parroquia como comunidad evangelizadora, las líneas de acción buscaban llamar a la corresponsabilidad de los seglares, mediante la formación de los agentes pastorales, la orientación de los responsables de barrios y la creación de cauces y medios de evangelización. Para la educación de la fe se atenderá la catequesis en todos sus sectores y edades, las reuniones de formación de jóvenes, la catequesis de adultos en torno a la Biblia, los preabutismales y prematrimoniales y los cursillos y convivencias de matrimonios, novios, padres ..., de la familia en su conjunto.

 

El estímulo para participar en la liturgia iba en la línea de mantener lo que había de años anteriores. La línea caritativa y social se proponía como acciones la concienciación de los feligreses de la necesidad de compartir los bienes  y de ser solidarios con los necesitados; la atención a ancianos y personas en soledad, la potenciación del equipo de Cáritas y las actividades que de él dependían , como el economato y la escuela-taller de manualidades.

 

La promoción de grupos y movimientos fue en el mantenimiento de lo que ya había en la parroquia, tratando de facilitar una mayor coordinación de los mismos.

 

En los comienzos del curso 1990-91 el Consejo de Pastoral se plantea la necesidad de lanzar la campaña de la “autofinanciación” y se proyecta encargar al arquitecto D. Jesús Lagunas Castedo el anteproyecto de un centro parroquial en un solar anejo al templo. Al año siguiente se tendría el proyecto.

 

Los resultados de la campaña sobre “autofinanciación”, tres años después, parece que habían sido positivos. Un año antes, en 1992, el Consejo Pastoral había conocido el proyecto de “autofinanciación” de la parroquia. En este mismo año, las Mujeres de Acción Católica pretendían promover una campaña para captar mujeres para cursos de formación de militantes y el equipo de Cáritas ve la necesidad de integrar hombres en su seno.

 

En 1994 el Consejo estudia el proyecto de construcción del centro parroquial y las viviendas y recaba presupuestos de distintas empresas. Dentro de este año hay que resaltar que el grupo de “Exploradores” de la parroquia se constituye en movimiento parroquial para atender a chicos entre 12 y 15 años. Quiere situarse entre la catequesis de la post-comunión y el catecumenado de la Confirmación.

 

 Asume el “scultismo” como sistema educativo, pero sin ninguna vinculación asociativa, estará abierto  a concreciones futuras (“queremos un hombre íntegro, digno de absoluto respeto a su persona”, como fin principal). Al hombre íntegro lo entendía  como “hombre libre” (dueño de su propio destino), como “hombre responsable”, como hombre “autodisciplinado” (crítico ante la manipulación), como “hombre trabajador” (el trabajo desarrolla y perfecciona), como “hombre para los demás” (actitud de servicio) y como “hombre que se enorgullece de su fe” y a ella somete su vida.

 

Las áreas formativas serían: el carácter, la salud, el sentido de lo concreto, el servicio y la formación cristiana. El desarrollo de estas áreas implicaban: estrecho contacto con la naturaleza, sistema de patrullas, sesiones semanales, un equipo de educadores ilusionados (20) y una formación religiosa basada en el libro “Esta es nuestra fe”.

 

Por otra parte, se trabaja con los jóvenes que se preparan a la confirmación, a los que se trata de ir inculcando su responsabilidad para con la comunidad parroquial.

 

En 1994 se encontraban integrados en la pastoral parroquial: 18  en catequesis, casi todos estudiantes universitarios, 25 en el coro parroquial, como animadores del grupo “scouts” 7 chicos y 5 chicas. En total, y contando con los integrados en los “scouts” hay 90 jóvenes implicados en la parroquia.

 

Se constataba algo que es muy frecuente en la pastoral juvenil: la movilidad por razón de estudios, colocaciones, servicio militar .... etc. Y la misma dificultad de integrar a todos los que están en confirmación, pues muchos sólo aspiran a recibir el sacramento.

 

La parroquia consideraba como acciones evangelizadoras con adultos: su incorporación como catequistas y la formación aneja a esta actividad, los cursos o reuniones prebautismales (siempre difíciles de organizar, por el problema de horarios, de posibilidad de que asista la pareja junta), las reuniones prematrimoniales (preparación para el matrimonio con el párroco) y las reuniones periódicas con las Mujeres de Acción Católica y algún grupo de hombres.

 

En 1995 se renueva el Consejo de Pastoral, quedando de la siguiente manera:

 

§         Carmen Vila, por el Centro de Mujeres de Acción Católica

§         Pablo Olivert y Ana Chacón, por Cáritas

§         Carmen García, por el equipo de Liturgia

§         Josefina Martínez y Llanos Larrey, por Catequesis

§         Luisa Parra, por el equipo de visita de enfermos

§         Emilio Martínez, por el equipo de economía

§         Juan Manuel Sánchez y Encarnación Arteseros, por los scouts

 

En 1996 se veía la necesidad de poner en marcha una escuela de formación de catequistas, que al final, y ante las dificultades de los mismos catequistas, queda reducida la formación a treinta minutos antes de la misma sesión, para preparar la lección a impartir.

 

En 1997 se planificó la acción pastoral del curso 97/98 según las líneas y objetivos de la Vicaría Diocesana de Pastoral. Como objetivos específicos se estableció en primer lugar el potenciar la parroquia como comunidad evangelizadora en la que todos sus miembros participen con ilusión y testimonio, y como líneas de acción se fijaron: el llamamiento a la corresponsabilidad en las tareas parroquiales, el crear medios y cauces de pastoral que posibiliten el trabajo de los comprometidos en la evangelización, el orientar el trato personal con los alejados.

 

En segundo lugar, se ¿¿¿¿ el objetivo de ofrecer la “Palabra” como condición ineludible para la educación de la fe de los parroquianos.

 

Y como líneas se fijaron: la potenciación de la catequesis y la formación de los catequistas, tres cursos para la catequesis de la primera comunión, otros tres para la confirmación, reuniones de formación para los scouts, para los hombres seguir el catecismo de la Iglesia, reuniones con las mujeres los miércoles y cuidar la catequesis prebautismal y la preparación de los novios.

 

El tercer objetivo buscaba  estimular la participación plena, consciente y activa de los fieles en las celebraciones litúrgicas. Para ello se creaban grupos de monitores y lectores (en realidad ya había antecedentes en la parroquia) y se potenciaría  la liturgia de los “tiempos fuertes”  (Adviento, Cuaresma, Tríduo Pascual ... etc.).

 

El cuarto objetivo quería llevar a la práctica las exigencias evangélicas en la ayuda caritativa y social, mediante acciones como concienciar  a los fieles sobre el “compartir” y la “solidaridad”, estudiar las necesidades de los fieles, potenciar el economato para ayudar a las familias necesitadas, cuidar el grupo de pastoral sanitaria, coordinar los grupos parroquiales con las delegaciones y consejos diocesanos.

 

La evaluación de este plan pastoral al año siguiente nos descubre los siguientes datos: se devuelve al obispado 1.000.000 de pesetas de lo prestado para las obras. Los gastos fijos mensuales de la parroquia ascendían a unas 200.000 pesetas. Cáritas aporta a la Interparroquial 250.000 pesetas, mas la colaboración de cuatro personas dos días a la semana y, a su vez, atiende a cuatro personas.

 

En la Acción Católica general había unas cuarenta personas y habían empezado dos grupos de Vida Ascendente (personas mayores jubiladas o de la tercera edad). La catequesis se impartía a un total de 450 niños y adolescentes, por 42 catequistas. En liturgia se había conseguido potenciar el canto y en la pastoral de enfermos seguía el régimen de visitas a incapacitados y mayores.

 

En 1999, ya con el nuevo cura párroco se reúne en noviembre el Consejo de Pastoral para preparar el Adviento y la Navidad. Aparte de la ayuda de Cáritas, la celebración comunitaria de la Penitencia, felicitaciones en la noche de Navidad y convivencia con los agentes de pastoral, se pone en práctica una nueva experiencia: Los Ejercicios Espirituales para hacerlos en casa.

La experiencia consistía en que todos los días se dedicaran en casa dos momentos para la oración: mañana, tarde o noche de unos 15 a 30 minutos de duración en lugar y momento tranquilos. El rato de oración matutino se podía distribuir así:

 

a)      Ponerse en situación (relajado y dándose cuenta de que se está en presencia de Dios)

b)      Lectura lenta de un texto bíblico indicado

c)      Breve espacio de silencio

d)      Repetición de la frase o palabra que más hondo haya llegado, dirigiéndose a Dios de modo espontáneo

e)      Ver si Dios me está pidiendo algo

f)        Finalmente, terminar con alguna oración

 

El rato de la tarde/noche difería en que el texto bíblico es sustituido por una reflexión u otro texto oportuno.

 

Durante el primer año siguieron la experiencia unas 200 familias y el tema que vertebró los ejercicios fue el de los “Salmos”.

 

En febrero de 2000 se preparaba la cuaresma, incorporando a ella los “Ejercicios en casa” el mes siguiente se proyectaba la adecuación de las aulas de catequesis , con una obra que ascendería a 3.000.000 de pesetas.

 

La evaluación que se hizo, a mediados de mayo, sobre el plan pastoral del curso ofreció como aciertos: los Ejercicios Espirituales en casa, la oración y el trabajo llevado con jóvenes, la organización de las primeras comuniones y participación de las familias, la mayor coordinación entre los grupos de la parroquia.

 

Como fallos se constata la falta de amenización de la catequesis, se ve la necesidad de un cursillo para mejorar la expresión lectora de los lectores del grupo de liturgia, se ve como elevado el número de alumnos en los grupos de catequesis, y poca participación de los fieles en los cantos, así como poca efectividad de la coordinadora de catequesis a nivel diocesano.

 

A comienzos de septiembre de 2000 se habían finalizado las obras previstas para los salones de la catequesis  y se habían adquirido nuevos materiales. En ¿noviembre ¿  de este mismo año la Navidad ofreció como novedades un concierto (para él se había obtenido una subvención de 150.000 pesetas), la colocación de un belén y felicitaciones a los fieles con calendarios. En la preparación de la Cuaresma, aparte de los Ejercicios en casa, se intenta celebrar las bodas de oro y plata de los matrimonios contraidos en la parroquia. Se revisaron los estatutos parroquiales y los Directorios de Bautismo y Primeras Comuniones.

 

A finales de abril de 2001, se proyecta celebrar las “bodas de oro” de la parroquia con el siguiente calendario: una eucaristía el 23 de septiembre presidida por el Sr. Obispo, confeccionar un folleto sobre la historia de la parroquia, una charla el 18 de octubre sobre el folleto, una exposición de fotos y objetos relativos a la historia de la parroquia, una cena conmemorativa en la Casa de Ejercicios y una conferencia final sobre los retos de futuro, a cargo de D. Luis Marín.  

 

 

5ª ETAPA

 

A PARTIR DEL CURSO 1999-2000

 

Este primer año de ésta última etapa pastoral comenzaba con la despedida del párroco que hasta este momento había servido a la Parroquia durante casi toda su vida sacerdotal, y con la bienvenida al nuevo párroco.

 

Fue una celebración emotiva pues la vida de la Parroquia y la de D. Angel habían estado unidas durante muchos años –casi todos-.

 

            El nuevo párroco debía coger el testigo y continuar caminando, continuar construyendo Iglesia, trabajando por el Reino de Dios, juntamente con sus compañeros sacerdotes y con la Comunidad Parroquial, que se volcó -como lo había venido haciendo durante muchos años- para facilitar el camino que deseábamos recorrer juntos.

En este primer curso se tuvieron cuatro reuniones del Consejo de Pastoral. Debíamos adaptarnos los unos a los otros 

El Consejo quedó constituido por veintidós miembros. Todos los que habían sido consejeros durante el curso anterior y algunos que se incorporaron representando a los nuevos grupos.

 

Se confeccionó el Plan Pastoral Parroquial, según el objetivo general de toda la Diócesis. El  “esquema-resumen”  puede verse en la página siguiente.

 

Al final de curso, en la reunión de evaluación del Consejo, se hicieron notar algunos de los aciertos del año pastoral: 

 

·        La coordinación y comunicación entre los distintos grupos de la parroquia.

·        La corresponsabilidad e implicación de todos en las distintas actividades.

·        Los ejercicios espirituales en casa durante adviento y cuaresma (unas 200 personas).

·        Los grupos de oración de adultos y de jóvenes.

·        El trabajo con los jóvenes ya confirmados.

·        Las primeras Comuniones.

·        La continuidad de todos los grupos y personas en la tarea que llevaban con anterioridad al cambio de párroco.

 

En el verano del 2000 se hizo una pequeña obra: Adaptar ocho aulas para los grupos de Catequesis y abrir seis ventanas en el templo parroquial.

 

Era un pequeño complemento a la gran tarea que se había realizado en años anteriores en lo referente a obras.

 

El último año del cincuentenario, curso 2000-2001, ha estado marcado por las orientaciones diocesanas del Plan Pastoral y la visita pastoral del Sr. Obispo.

 

Un año cuajado de trabajo que culminó con una reunión  de agentes de pastoral de todas las parroquias del arciprestazgo nº 3 de Albacete (San Juan, San Pablo, El Pilar, La Sagrada Familia y la Asunción) el día 20 de junio, con el Sr. Obispo y el Vicario general.

El resumen de los trabajos y reflexiones está en el folleto arciprestal editado. Ha de servirnos de punto de arranque para el trabajo pastoral de los próximos años.

 

Y un último dato:

 

¿Cuántos grupos existen actualmente en la Parroquia de la Asunción y cuántas personas están incorporadas a los mismos?

 

Pues aquí tenemos la descripción:

 

GRUPO

CURSOS

ASISTENTES

CATEQUISTAS/MONITORES

Catequesis de iniciación      (1ª Comunión)

3

210 niños

33

Catequesis síntesis de fe y personalización

4

90 niños

14

Catequesis de confirmación

2

40 niños

6

Grupo de jóvenes

2

20 jóvenes

 

Acción Católica general de adultos

 

20 mujeres

 

Vida ascendente

 

29 personas

 

Grupo de formación de hombres

 

9 personas

 

Pastoral familiar y cursillos prebautismales

 

8 personas

 

Grupo de scouts

 

 

 

Grupo de liturgia

 

23 personas

 

Coro parroquial

 

10 jóvenes

 

Grupo de oración de adultos

 

35 personas

 

Grupo de oración de jóvenes

 

10 jóvenes

 

GRUPO

CURSOS

ASISTENTES

CATEQUISTAS/MONITORES

Cáritas parroquial, ropero, etc.

 

18 personas

 

Pastoral de la salud

 

13 personas

 

Consejo de asuntos económicos

 

12 personas

 

Consejo de pastoral (responsables o representantes de todos los grupos anteriores)

 

21 personas

 

 

Aclaración final: Como varias de estas personas colaboran en mas de un actividad, podríamos decir que, en realidad, son unos 150 agentes de pastoral los que mas directamente asumen las tareas parroquiales.

Estos datos son los que constaban en el momento de imprimirse el libro sobre la historia de la Parroquia en sus cincuenta años. Con el paso de los años estos grupos y número de personas van cambiando. 

 

 

 

 


Página de   9.-                                Capítulo 7º

 

COMENTARIO FINAL

 

            Con este folleto que se editó con motivo del cincuenta aniversario de la parroquia, la parroquia de la Asunción hizo un esfuerzo para dar a conocer algo de lo mucho que ha realizado a lo largo de estos cincuenta años.

 

            Estamos convencidos de que estas  páginas nos ayudan a informarnos y a formarnos. Son muchas las personas que –con la fuerza del Espíritu Santo- han pasado haciendo el bien. Nos alegramos y damos gracias a Dios.

 

            Siempre es motivo de alegría constatar cómo el Espíritu de Dios va, poco a poco, haciendo fecundos los esfuerzos y trabajos que todos hacemos para conseguir que la parroquia sea una comunidad de hermanos, de amigos, de seguidores de Jesús, de servidores.

 

            Este Espíritu de Dios, éste Espíritu Santo, es el que va haciendo surgir, cada vez con mas fuerza, la inquietud de comunicar y contagiar el Evangelio de Jesús a todas las personas de nuestro barrio; ahora bien, para llevar a cabo esta tarea hacen falta jóvenes y adultos que dediquemos un poco de tiempo:

 

a)      A reunirnos con otros jóvenes y adultos para formarnos, para reflexionar, rezar, conocer mejor el Evangelio, crecer en la fe.

 

b)      A trabajar, hacer algo en bien de los demás. ¡No os imagináis lo mucho que podemos hacer  por los demás!  En la parroquia hay muchas tareas y grupos mediante los cuales tú puedes orientar tu ayuda a los demás, tu trabajo en bien de otras personas.

 

Dejemos que en nuestro horario haya tiempo para el otro (necesitado), para los otros (la Comunidad), para el Otro (Dios). Que nuestra vida no se empobrezca, no se marchite por no tener momentos para crecer como personas –junto a otros- en comunidad.

 

José Luis Miranda

Párroco


(5)  Para la confección de estas noticias seguimos básicamente el Libro de Actas del Consejo de Pastoral Parroquial y la documentación que obra en el archivo parroquial