Índice por apartados:

1.- Para iniciarnos a la lectura de la BIBLIA.

2.- El mundo de los Evangelios.

3.- Los hechos de los apóstoles.

4.- Evangelios sinópticos: cuadro comparativo.

5.- Células-grupos parroquiales de evangelización.


Para iniciarnos a la lectura de la BIBLIA.

Dios nos habla a través de la vida. Allí está su palabra y para comprenderla acudimos a la experiencia de otros creyentes anteriores a nosotros.

Esta experiencia de creyentes a la búsqueda del Dios que habla en la vida la encontramos en la Biblia.

Este conjunto de libros que llamamos Biblia está entretejido por las experiencias personales y comunitarias de un pueblo concreto, el judío, a lo largo de más de mil años. Por eso refleja la evolución y mentalidad típicas de un periodo tan amplio y tan distante en el tiempo.

En la Biblia están tratados todos los problemas profundos que atañen al ser humano. Por eso, acudir a él y hacerlo con los instrumentos adecuados para su comprensión, se revela como una tarea fundamental para el creyente

Durante muchos siglos la Biblia ha sido un libro lejano, por no decir casi desconocido, para casi todos los cristianos. Hasta hace no demasiados años, incluso la lectura que se proclamaba de la misma en la Eucaristía se proclamaba en latín, lo que hacía incomprensible los pocos espacios que el fiel cristiano disponía para escuchar la Palabra. Resulta paradójico cómo siendo uno de los pilares fundamentales de la nuestra fe, la mayor parte de los creyentes anteriores a nosotros jamás la han tenido entre sus manos. Nadie tampoco la echaba de menos, puesto que la palabra sagrada tenía otras muchas formas (aunque eso sí, indirectas) de llegar al pueblo fiel

Afortunadamente el panorama ha cambiado en el último medio siglo. Desde el Concilio Vaticano II la Iglesia ha intentado toda una “recuperación” de la Biblia para los creyentes. La primera fuente de conocimiento ha sido la proclamación de las lecturas en la lengua vernácula durante la eucaristía. Por otra parte, distintos cursos, manuales, encuentros, etc. han intentado hacer que sea un libro familiar entre nosotros. Ciertamente hemos superado esa distancia de otros siglos, pero en nuestra tarea de catequistas más de una vez tenemos la sensación de que no manejamos y comprendemos la Biblia como desearíamos en aras de una mejor exposición del misterio cristiano. Varios son los indicios que nos hacen llegar a esa conclusión:

q       Lo más conocido de la Biblia para nosotros es la vida y palabra de Jesús recogida en los evangelios. Del resto del Nuevo Testamento (Hechos, Cartas y Apocalipsis) apenas tenemos en la memoria unos cuantos episodios.

q       Fuera de unos cuantos relatos muy célebres, el Antiguo Testamento sigue siendo el gran desconocido para nosotros. La mayoría de las veces que lo escuchamos en la Misa apenas entendemos nada.

q       En uno como en otro Testamento, muchos textos apenas nos dicen nada.. Unas veces no sabemos muy bien lo que dicen y por qué lo dicen. Otros nos presentan unos episodios que, al no conocer el contexto, nos dejan indiferentes. Y no faltan aquellos pasajes en los que se nos presenta a un Dios totalmente distinto a cómo nos enseñó Jesús.

q       También encontramos a veces ideas bíblicas que parecen entrar en conflicto con la mentalidad científica actual, de tal manera que nos dejan la impresión de que creer en lo que dice la Biblia sería negar lo que la ciencia ha demostrado desde hace siglos.

q       A lo cual hay que añadir el cada vez menor hábito de leer. No es sólo que no leamos la Biblia: es que apenas leemos nada. Nuestra cultura nos acostumbra más a la imagen que a la palabra y si no tenemos un hábito de leer será difícil que cojamos en nuestra manos un libro como éste.

Todo ello ha llevado a afirmar que aunque la Biblia es un libro “popular”, sigue siendo bastante desconocido entre nosotros. Como catequistas nos urge una mejor comprensión de lo que sus textos nos dicen, En sucesivos temas intentaremos ayudarte en ello. Pero quisiéramos empezar por una cuestión previa: ¿Qué es la Biblia? En este tema intentaremos responder a esta pregunta. Para ello comenzaremos por el principio.

 
1.- DIOS HABLA A TRAVÉS DE LA VIDA 

1.1.- Distintas maneras de concebir a Dios en la antigüedad

Dios no es alguien evidente ni palpable, sino que pertenece a la esfera del Misterio. Eso significa, entre otras cosas, que no hay una única manera de concebirlo. La concepción que cada ser humano se hace de Dios está condicionada por su forma de ser, por su cultura, por la tradición que ha recibido, etc.  Además, incluso dentro de cada individuo, la imagen que se tiene de Dios evoluciona a lo largo de la vida. Podemos comparar nuestra manera de concebir a Dios con el de un latinoamericano que apenas tenga para subsistir o con un musulmán. Encontraríamos semejanzas, pero también diferencias. Si comparamos la manera de concebir a Dios entre una persona mayor y nosotros. Desde ahí podemos imaginar el cambio en la manera de pensar a Dios entre nosotros y los hombres y mujeres de hace 3000 años entre los que se fue escribiendo el libro que llamamos Biblia.

Podemos decir que en la antigüedad había muchas maneras de concebir a Dios, según las distintas culturas. Había algunas que identificaban la divinidad con las fuerzas naturales, otros con piezas de madera o barro, otros con un conjunto de personajes que vivían en un mundo lejano y que para nada influían  en la vida de los mortales. Pero entre todos estos pueblos hubo uno especial que alcanzó una concepción de Dios de una gran altura espiritual: un Dios invisible, que caminaba con ellos, que tenía relación con ellos. A ello contribuyó el hecho de ser un pueblo en su origen nómada, que iba con sus ganados de aquí para allá, con diversas tribus e historias familiares. Un pueblo nómada necesita también un Dios nómada, no identificado con estatuas o templos. Por supuesto, y eso lo diremos más de una vez, a esta manera de concebir a Dios no se llega en un día, ni por una manifestación espectacular de Dios que dice: aquí estoy yo y soy así. Se llega después de una larga búsqueda, de una suma de experiencias personales de profundos creyentes, de tanteos y fracasos, etc. Este pueblo es el que luego terminó llamándose Israel y que expresará su experiencia por escrito..

En esa manera singular de concebir a Dios que tenía este pequeño pueblo de nómadas hay algo esencial: los hechos de la vida no son neutros, no son hechos y ya está, sino que Dios, de algún modo está presente en ellos. Esta era su originalidad esencial. Sin negar otras presencias, Dios está en lo que nos pasa, como pueblo y como personas. Hoy para nosotros esto no supone nada que no sepamos y vivamos, pero en la conciencia religiosa de hace tres mil quinientos años suponía un gran avance espiritual con respecto a los pueblos circundantes

1.2.- Lo que humaniza, lo que libera en la historia como clave de comprensión.

Pero… ¿cómo estaba presente Dios en lo que pasaba? ¿cómo actuaba en los hechos de la vida? ¿cómo reconocer su presencia y su voluntad? El pueblo de Israel fue descubriendo una clave para encontrar a Dios en la vida: Dios busca la humanización, que lleguemos a ser auténticas personas: justicia, salud, alegría, vida, Aquellos acontecimientos o hechos que se encaminaban a hacernos más humanos y más justos estaban conducidos y animados por Dios. Por el contrario, la injusticia e inhumanidad era rebeldía del hombre contra Dios.

Por supuesto, lo que significaba “ser auténticas personas” fue evolucionando con el tiempo. La esclavitud, la pena de muerte, la ley del talión, la marginación de la mujer, la exclusión social de los pobres, etc. eran la moneda corriente entre las culturas antiguas. Israel no descubrió de la noche a la mañana que todas estas actitudes deshumanizaban al ser humano.

Todo ello fue llevando a este pueblo a una conclusión esencial: su historia como pueblo, la historia de la humanidad y la historia de cada individuo no son el resultado de las casualidades, del azar o de ciegos destinos, sino que la historia tiene un sentido, un final, una meta. Y ese sentido era Dios. El futuro no es un incierto destino sino que está en manos de Dios

En definitiva ésta era la fe original de este pueblo perdido de oriente medio: la historia tiene sentido porque una presencia misteriosa y poderosa la habita y la conduce hacia una plenitud de humanidad. A esa presencia misteriosa y personal la llamaron Dios.

1.3.-Hombres y mujeres con una sensibilidad especial para percibir esto y para comunicarlo a los demás.

De manera natural nos surge una pregunta: ¿cómo llegaron a esta imagen compartida? Ya hemos dicho que no fue una revelación puntual, sobrenatural, espectacular o definitiva, sino que esta experiencia de Dios se fue fraguando durante cientos de años a través de una búsqueda constante.

Las personas que nacen en una determinada tradición asumen esa imagen de Dios, la acogen, la hacen suya, a veces la ponen en crisis porque algo que pasa en sus vidas no entra en ese esquema, avanzan, descubren algo nuevo, etc.

A todo esto se suma la extraordinaria aportación de hombres y mujeres con una sensibilidad especial para percibir aspectos de Dios. Por sensibilidad, por historia, carácter, por las circunstancias que les ha tocado vivir, estos seres humanos son capaces de profundizar en la imagen de Dios que han recibido en su cultura. Estas percepciones nuevas de Dios las comunican a otros miembros del pueblo.  A veces esta comunicación no es asumida inmediatamente, pues chocará con la mentalidad dominante. Pero poco a poco irá cuajando en el pueblo hasta que va siendo aceptada. No estamos hablando de grandes experiencias sobrenaturales, milagrosas, sino de un percepción especial en las cosas naturales, de los hechos de la vida y de la historia.

Indudablemente, también las sensibilidades religiosas de otros pueblos que rodean a Israel (asirios, egipcios, babilonios, griegos, etc.) también irán influyendo en esta conciencia religiosa colectiva.

Todo esto durante generaciones a través de siglos y miles de avatares: es la historia del ser humano buscando a Dios y Dios buscando al ser humano. Dios respetando la forma de ser humano, sin hacer nada extraordinario que se salga de las leyes de la naturaleza. El ser humano tratando de ver en esa naturaleza humana y en el acontecer histórico más en profundo.

1.4 .-Los tanteos, las crisis, la provisionalidad.

Por supuesto que todo esto supone lo que llamamos un proceso gradual. Igual que en nosotros mismos experimentamos un crecimiento en la concepción de Dios, este pueblo fue creciendo y aprendiendo poco a poco cómo era este Dios. Por ejemplo, del Dios terrible castigador al Dios amor acogedor; del Dios al lado de otros dioses; al Dios único, del Dios que premia y castiga según los méritos del ser humano al Dios como fuerza para hacer el bien y evitar el mal; del Dios incapaz ante la muerte del ser humano al Dios que resucita.

Todo esto supone que muchas de las imágenes que se tienen de Dios sean provisionales, lo eran entonces y lo siguen siendo porque seguimos buscando a Dios sin llegar a alcanzarlo. Y esto es así por algo que acabamos de decir: Dios respeta el ritmo de los hombres y mujeres que se ponen a buscarlo: él no manifiesta a la humanidad de un modo puntual, milagroso y definitivo cómo es, sino que alienta la búsqueda del todo ser humano que se pregunta por él. 

1.5.- La transmisión oral y escrita.

Esta manera de entender la fe necesita transmitirse de unos a otros, de unas generaciones a otras. Tiene que ser contada, transmitida. Si Dios respeta los procesos humanos y no interviene directamente para decirnos quién es, la única manera que tenemos de transmitir la fe es contarla.

Por todo lo que llevamos dicho, entenderemos que el pueblo de Israel no sabe contar su fe a otros de un modo teórico. Si ha descubierto a Dios en los hechos, en la historia, en la vida, no dirá “Dios es de esta manera”, sino “ha ocurrido esto y he dado cuenta de que Dios es de esta manera”. No contarán una teoría sobre el Dios del bien y el mal, sino contarán historias personales, leyendas míticas, o hechos históricos donde se enfrentan el bien y el mal para mostrarnos cómo Dios está actuando en todo ello.

Para todo ello irán elaborando poco a poco historias, relatos, oraciones, leyendas, etc. con el fin de transmitir la experiencia de Dios que tiene este pueblo. Estas tradiciones tienen como protagonistas principales a estos hombres y mujeres que por su sensibilidad han sabido captar mejor la presencia de Dios en determinados acontecimientos. Unas veces serán autores, otras protagonistas y serán otros más hábiles con la palabra los que se encarguen de contarlo. Esas figuras principales con su sensibilidad especial no son lo únicos que tienen la experiencia de Dios de la historia: ellos recogen una experiencia religiosa que está en el pueblo y, a la vez, actuarán de fermento de la misma.

Con todas estas historias, palabras, percepciones, oraciones, etc. se va elaborando todo un conjunto armónico, un patrimonio común que expresa la conciencia religiosa del pueblo. Como es normal, no todo es de la misma época; se van mezclando las historias de unas tribus con otras, se van añadiendo, corrigiendo y poco a poco se irá poniendo por escrito.

La misma historia y vida de este puebla irá haciendo una selección de estas leyendas orales y escritas. En la medida que ayuden a reconocer a ese Dios, se irán asumiendo mejor, uniformando, armonizando unas con otras, añadiendo cosas nuevas a lo escrito años atrás, etc. Este conjunto de escritos que recogen la experiencia de este pueblo es a lo que llamamos Biblia.

Y una cosa muy importante: este pueblo del que venimos hablando no es nadie extraño: es nuestro pueblo. Sólo sintiéndolo así podremos vivir sus tanteos y búsqueda como la nuestra propia.

 

2.- LA HISTORIA COMO SALVACIÓN

2.1 .-Predominio de la historia.

Dicho todo lo anterior entenderemos algo que es fundamental: La Palabra de Dios no son los escritos, sino los hechos. La Palabra de Dios está en la vida de cada día. Por poner un ejemplo, la auténtica palabra de Dios fue la liberación de Egipto, y no el relato que nos la cuenta. El relato nos ayuda a identificar la palabra de Dios allí donde se da cualquier lucha por la liberación: así escucharemos la Palabra de Dios en los obreros europeos del siglo XIX, en los afroamericanos defendiendo sus derechos, en las mujeres pidiendo la igualdad, en los campesinos sin tierra de América Latina, etc… En todo ello escuchamos la Palabra de Dios. Lo que hace el relato bíblico del Éxodo es ayudarnos a tomar conciencia de esta palabra que está en la vida.

Y hay que añadir algo: en la tradición judeocristiana predomina la historia global sobre la experiencia personal. Es la historia humana donde hay que descubrir a Dios y su voluntad. Lo individual se pone en función de lo social. No importa tanto el destino personal cuanto el de toda la humanidad. Por eso, es en esa historia global donde más fácil resultará al pueblo de Israel encontrar a Dios.

2.2.- La historia tiene un sentido, mira hacia delante.

Decíamos antes que este pueblo, nuestro pueblo, percibe que la historia no es un cúmulo de casualidades que no sabe a dónde va. El misterio Dios la guía desde dentro y la lleva a su plenitud, hacia un final de humanización para todos. A este destino de la historia feliz le llamamos salvación.

Por eso decimos que la historia humana, no la nuestra en particular, no determinados hechos sí y otros no, sino toda la historia va siendo conducida por Dios hacia la salvación. Por eso es llamada historia de la salvación

Todo ello no excluye lo individual  ni las experiencias personales. sino que lo pone en función de esta historia. No hay salvación particular, sino salvación personal en un proyecto salvador de toda la humanidad

Eso podríamos decir que es la Biblia: una historia para comprender y vivir nuestra historia (la de este principio del siglo XXI, en esta tierra de Albacete,  que es la que nos ha tocado vivir y no otra) como historia de Salvación.

2.3.- La historia que narra la Biblia.

Conviene llegados a este punto hacer un resumen de la historia de este pueblo del que nos consideramos parte para podernos situar mínimamente. Marcamos aquí los hitos fundamentales de esta historia:

q       Hacia el año 1850 a.C.: Dios llama a Abrahán para que salga de su tierra. Le hizo la promesa de convertirlo en el padre de un gran pueblo Sus descendientes fueron Isaac y Jacob, los grandes patriarcas. Jacob tuvo doce hijos, entre los que sobresalió José. En esta época no existía todavía Israel como pueblo, sino que se trata de tribus nómadas que viajaban con sus ganados de un lado para otro. Estas tribus terminaron todas yéndose hacia Egipto, la gran potencia económica y cultural de la época.

q       Hacia el año 1250 a.C.: El pueblo de Israel sale de la esclavitud de Egipto guiado por un líder llamado Moisés. La liberación se completó con la Alianza del Sinaí, donde el pueblo escoge a Yavé como Dios y éste, a cambio, se compromete a darles una tierra y a protegerlos. Esa tierra es lo que hoy llamamos Palestina. El pueblo se asentó en ella después de conquistársela a los Cananeos. El primer sistema de gobierno que tuvieron en la recién adquirida tierra fueron los jueces: Israel sólo tenía un rey y un legislador: Yavé. Los jueces se encargarían de aplicar la Ley que Dios les había dado.

q       Hacia el año 1000 a. C.: Israel, por influencia de los pueblos circundantes, se decide por un sistema monárquico. El primer rey fue Saúl, al que sucedió el monarca más grande y recordado de su historia: David. Con él, Israel conoció su máximo esplendor cultural y militar, y el pueblo tomó conciencia de ser un reino protegido por Dios y fuerte ante las naciones enemigas. Este esplendor duró poco: tras la muerte de Salomón, el hijo de David, el reino se dividió en dos: el del Norte (Israel) y el del Sur (Judá), que muy pronto se convirtieron en vasallos de las nuevas potencias de la zona: Asiria y Egipto.

q       Hacia el año 587 a.C. : Jerusalén, la capital del reino del Sur es destruida y los judíos son llevados al destierro de Babilonia. El reino del Norte ya había sido arrasado por los asirios en el año 721. A causa de todo ello, el pueblo se había quedado sin rey, sin templo, sin tierra. Eran de nuevo esclavos en una potencia extranjera. La dispersión (la diáspora) fue total. Muchos judíos se acomodaron a la nueva situación en los países extranjeros y terminaron mezclándose entre ellos. Pero un resto pequeño permaneció fiel en este destierro hasta que se les permitió volver a su antigua tierra y reconstruir el Templo. Pero ya nunca tuvieron ni la sombra de su antiguo poder. Siguieron siendo vasallos de otros reinos y a merced de sus caprichos militares. En estas circunstancias fueron los profetas los que conservaron la esperanza del pueblo. Se fragua la esperanza mesiánica: el ungido de Dios que liberará definitivamente a Israel de su situación de opresión. Para unos será un rey; otros piensan más bien en un sacerdote o profeta

q       Hacia el 333 a. C.: Alejandro Magno conquistó la tierra de Israel e impone la lengua y la cultura griegas sobre aquella tierra. Ello supuso una nueva amenaza a las tradiciones propias. Muchos trataron de conservar la pureza de la fe judía; otros intentaron una síntesis con la nueva cultura. Los enfrentamientos llegaron a numerosas guerras civiles que llegan hasta la época del cambio de era, donde bajo el reinado de Herodes se vive una relativa paz y unidad política, aunque eso sí: sometidos bajo el yugo del Imperio Romano. La unidad política no esconde la pluralidad de formas a la hora de vivir el judaísmo: fariseos, escribas, saduceos, esenios, etc.

q       Hacia el 30 d. C.: Jesús de Nazaret, después de unos años de actividad profética en Galilea, Samaría y Judea, en los que predicó y anunció la renovación de la fe de Israel,  es ajusticiado en Jerusalén por las autoridades romanas. Sus discípulos proclaman que ha resucitado y lo confiesan como el Mesías que estaba esperando Israel. Su predicación traspasará las fronteras judías y  al terminar este primer siglo de nuestra era estará extendido por oriente y occidente.

2.4.- Dos acontecimientos fundamentales.

En esta la Biblia nos subraya muchos acontecimientos, pero hay dos que resaltan por encima de todos los demás:

1)      Liberación de Egipto: es el momento en que empezó a ser pueblo Israel. La gesta liberadora guiada por Moisés fue lo que constituyó este puñado de hombres y mujeres en un pueblo.

2)      La muerte y resurrección de Jesús de Nazaret: el profeta de Galilea enviado por Dios y asesinado en la cruz está vivo.

Por supuesto no son los únicos acontecimientos salvadores, sino que ayudan a interpretar todos los demás que había tenido el pueblo. Son como unos imanes que atraen a todas las demás historias de la Biblia hacia ellos

En el primero, el pueblo tiene conciencia de que Dios escucha el clamor del pueblo que sufre y quiere formar una sociedad nueva donde no haya injusticia. En muchos de los acontecimientos que el pueblo de Israel vivirá  después seguirá diciendo: Dios quiere la libertad para todos y la conseguirá. Muchas cosas que nos pasan son por no haber sido fieles. Y las historias anteriores a ese acontecimiento se entenderán como preparación y anticipo de este gran acontecimiento

En el segundo, la experiencia de que sigue vivo el Maestro de Nazaret, les hará recordar sus hechos y palabras para darse cuenta de que Dios ha intervenido de un modo definitivo: en Jesús ya ha llegado ese final feliz que es la salvación, se nos ha adelantado y nos ha dicho que es posible para todos. Ni siquiera la muerte podrá borrar ya la Alianza entre Dios y los seres humanos.

Nuestra propia historia también se deja orientar por esos dos imanes: en ella sigue hablando Dios. Nuestra historia, las guerra que ahora mismo padecen millones de hombres, los avances de la tecnología, los problemas laborales, mis propios problemas y mis más sinceras esperanzas, las carencias de mi pueblo, etc... Todo ello constituye la auténtica palabra de Dios, porque es en todo ello en lo que nos habla Dios. La Biblia nos sirve para hacer hablar a Dios en nuestra historia, es algo así como el manual de instrucciones para comprender la hondura de la vida desde la que nos habla Dios.

Es bonita esta imagen con la que terminamos esta sección: la Palabra de Dios es la vida y el manual de instrucciones para poder comprender a Dios es la Biblia. Un manual que no es fácil de usar, porque entre otras cosas, está escrito en épocas, culturas, maneras de pensar muy lejanas a la nuestra. Pero un manual que, siendo cierto esto  anterior, ha servido y sigue sirviendo a millones de personas de distintas épocas y culturas.

 

 

3.-EL CONJUNTO DE LIBROS QUE LLAMAMOS BIBLIA

 

3.1 .-Los dos Testamentos.

Señalábamos anteriormente que esta experiencia común del Dios en la historia necesitaba ser contada de unos a otros, de unas generaciones a otras, de unas tribus a otras. Esta transmisión “contada” de boca en boca es lo que llamamos tradiciones orales. Aprendidas de memoria se transmitían de viva voz. Poco a poco, algunas de estas tradiciones se fueron poniendo por escrito. Estamos hablando de una época difícil de datar exactamente, pero podríamos decir que las primeras tradiciones orales de las que nace la Biblia estarían en torno al siglo XII antes de Cristo. Quizás unos doscientos años después empezarían a ponerse por escrito. Poco a poco, las tradiciones escritas fueron cobrando importancia sobre las orales.

Sin duda habría numerosos y muy diversos escritos, localizados también en sitios diferentes, contando historias y experiencias muy diversas, todas ellas con un objetivo común: transmitir la experiencia del Dios que habla en la vida. ¿Cómo se hizo el proceso de selección de estos textos? Fue el uso (y desuso) de estos escritos los que fueron determinando cuáles eran valiosos para reconocer la Palabra de Dios y qué otros no lo eran tanto. Además, los escritos no se fijaron en una sola vez, sino que se le iban añadiendo o quitando distintas tradiciones. Fueron naciendo así conjuntos de escritos más o menos aceptados por todos los judíos como palabra de Dios. Este proceso de selección, como se entenderá , duró cientos de años.

Sabemos que en la época de Jesús había un conjunto de escritos aceptados por todos los judíos divididos en dos bloques: la Ley y los Profetas. Había también otra serie de libros que eran más discutidos: unos los veneraban como palabra de Dios y otros no los admitían. De éstos últimos escritos algunos terminarían siendo añadidos al bloque compartido de Ley y Profetas. Hemos pasado de las tradiciones orales y de los escritos a un conjunto de libros compartido y venerado por todos los creyentes: han nacido las Escrituras.

Mientras todo esto se estaba gestando, los seguidores de Jesús, que veneraban como buenos judíos la Ley y los Profetas, mantenían vivo la memoria de su maestro: cada vez que se reunían recordaban lo que habían vivido junto a Jesús, sus hechos, sus palabras. Lo solían hacer en torno al pan y al vino, tal y como les había pedido Jesús. Algunos eran testigos de los acontecimientos y palabras, y otros conocían a Jesús por estos relatos. Todo ello fue convirtiéndose en tradiciones orales que se iban contando por las aldeas y ciudades del Mediterráneo antiguo hasta que fueron cuajando en escritos (evangelios, cartas y otros escritos) que los cristianos consideraron tan importantes como la Ley y los Profetas para poder comprender la actuación de Dios en la historia. Por eso los añadieron a ellos como un nuevo bloque que terminaron llamando Nuevo Testamento, dejando para los escritos anteriores a Jesús el nombre de Antiguo Testamento. A todo el conjunto le fueron llamando Biblia, que literalmente significa “los libros”.

3.2.- Inspiración y canon.

En la tradición cristiana se ha manejado un concepto para expresar el carácter singular de estos textos: inspiración. Se dice así que estos libros de la Biblia están inspirados por Dios. Como hemos visto, son obra humana: fruto de la experiencia humana, elaborados a través de tradiciones orales y escritos cuyos autores son siempre hombres y mujeres. Pero mirando en profundidad todo este proceso, confesamos que ha sido Dios mismo el que lo ha impulsado y sostenido desde el principio. Y ha sido Dios mismo el que nos ha ayudado a todos los creyentes a reconocer en un determinado escrito la experiencia verdadera de Dios. A esta intervención de Dios respetando el protagonismo humano le llamamos inspiración.

Por otra parte, la unidad de la comunidad creyente ha ido exigiendo a lo largo de los siglos un acuerdo sobre los libros que debemos considerar como inspirados por Dios. Esto no se ha hecho de una manera impositiva oficial, sino que ha sido el mismo uso de la Iglesia en los dos primeros siglos la que ha ido escogiendo unos escritos y rechazando otros. Sólo cuando ha habido un acuerdo en la práctica se ha proclamado de un modo más oficial el listado de libros que debemos considerar todos los cristianos como inspirados por Dios y, por tanto, pertenecientes a la Biblia. De alguna manera, la Iglesia proclama así que esto libros son “normativos”, esto es, auténticos para conocer la Palabra de Dios. A este listado oficialmente reconocido es a lo que denominamos canon. En la Iglesia Católica el Canon está formado por 73 libros, 46 de ellos pertenecen al Antiguo Testamente y 27 al Nuevo Testamento.

3.3.- Texto, lenguas, traducciones.

Podemos decir que el libro de la Biblia que cada uno tenemos contiene la colección de libros inspirados que forman el canon cristiano. Bueno, siendo más exactos tendríamos que precisar que lo que tenemos nosotros es una traducción al español de estos libros, porque estos fueron originalmente escritos en otras lenguas distinta a la nuestra. Ello explica que en un mismo pasaje cambien de una Biblia a otra, puesto que cada traductor varía su estilo y los términos con los que traduce una misma palabra.

La Sagrada Escritura está escrita en tres lenguas de las llamadas muertas (es decir, que no se hablan en la actualidad, aunque son perfectamente traducibles):

q       El hebreo: es la lengua más antigua de los israelitas, que dejó de hablarse al volver del destierro de Babilonia (s. VI a. C.) quedándose reducido su uso a la literatura y culto sagrados. En esta lengua está escrita la mayor parte del Antiguo testamento.

q       El arameo: lengua parecida al hebreo, que alcanzó su apogeo durante la dominación persa y que se hizo lengua popular en Palestina después del destierro. Es la lengua que hablaba Jesús y en ella están escritos algunos capítulos de Esdras y Daniel.

q       El griego: tras la conquistas de Alejandro Magno se extendió esta lengua por todo el oriente. En la época de Jesús estaba muy extendido su uso en Palestina (sobre todo en las ciudades y entre la aristocracia). Al ser la lengua mayoritariamente hablada en las zonas por donde se extendió el Cristianismo (las actuales Siria, Turquía y Grecia) en ella se escribieron todos los textos del Nuevo Testamento.

 

4.-LA MANERA DE CONTARNOS

 QUE TIENE LA BIBLIA

4.1.- Desde una mentalidad diferente a la nuestra.

Hay que reconocer que la Biblia, en su conjunto, no es un libro fácil de leer. Muchos pasajes nos gustan, los hemos oído toda la vida, nos han ayudado en momentos determinados de nuestra vida, los sabemos casi de memoria. Pero otros muchos se nos hacen incomprensibles, difíciles o duros de leer. Nos cuesta creer que verdaderamente puedan servirnos para todo lo que hemos venido diciendo este capítulo: para descubrir la palabra de Dios en nuestra vida.

Para no obtener una imagen deformada de la palabra bíblica no podemos olvidar que sus textos pertenecen a una mentalidad de la que nos separan miles de kilómetros y miles de años. Hay varias diferencias fundamentales:

q       Mentalidad científico técnica frente a mentalidad mágica antigua: hoy, cuando intentamos comprender un fenómeno natural o social no echamos mano de explicaciones mágicas, sino de la ciencia. Si, por ejemplo, aparece una enfermedad nueva, no recurrimos a espíritus malignos o castigos divinos, sino a la investigación médica. Eso lo tenemos perfectamente asumido cualquier hombre o mujer del siglo XXI. No era así en la época en la que se escribe la Bíblica: para los antiguos, lo que no era conocido pertenecía al ámbito de lo divino-mágico.

q       Mentalidad individual frente a mentalidad social: la antigüedad tenía una concepción de la vida donde el grupo era más importante que el individuo concreto. La conciencia de pecado, salvación, destino, etc. se entendía para el grupo social y no tanto para el individuo. Hoy asistimos a todo lo contrario: lo importante es el individuo concreto

q       Mentalidad práctica frente a mentalidad teórica: la cultura occidental de la que formamos parte se distingue por ser más teórica que la cultura oriental en la que nace la Biblia. Eso hace que en esta última se utilicen mucho más las leyendas que las teorías. Así, por ejemplo, no se dará tanta importancia a las expresiones teóricas sobre el amor de Dios, sino a episodios de la vida en los que se muestra este amor.

q       Mentalidad libre frente a mentalidad de obediencia: la modernidad ha puesto en crisis uno de los valores fundamentales de la antigüedad: la obediencia. Hoy se prima mucho más la libertad. La razón sustituye a la autoridad: sólo obedezco aquello que me parece razonable y no lo que se me impone por autoridad. Esta primacía de la razón es algo muy reciente en nuestra conciencia, desde la Ilustración (apenas trescientos años) y es, por tanto, totalmente ajena a la mentalidad de los antiguos.

Se podrían decir muchas más, pero estas son las más significativas. Ello quiere decir que lo que se nos cuente irá empapado de toda esta mentalidad. No podremos aplicarlo directamente, y necesitamos traducirlo a nuestra mentalidad.

Pero además, hay que tener en cuenta algo mucho más determinante a la hora de acercarnos a los textos bíblicos: la evolución de la fe. Hemos dicho que Dios no dicta la verdad desde el principio, sino que es una búsqueda humana, y que en esta búsqueda se pasa por diferentes grados. Y eso habrá que tenerlo en cuenta para muchos textos del Antiguo Testamento: el Dios que aparece en ellos, a veces justiciero o vengativo, es aquél que habían alcanzado a entender un pueblo que andaba buscándolo en una época muy antigua. Este mismo pueblo, siglos después entendería otros aspectos distintos e incluso opuestos  a lo que creían. Una imagen más depurada, más acorde con el Dios verdadero. ¿Habrá que decir que la imagen antigua era falsa? No, ni mucho menos. Era un escalón más dentro de la búsqueda de Dios.

Tampoco debe extrañarnos esto, porque es lo que ocurre en cada uno de nosotros con nuestra propia vida. Si desde pequeños hubiéramos ido escribiendo nuestras experiencias creyentes y ahora leyésemos lo que escribimos cuando teníamos siete años nos resultaría muy distinto de lo que creemos ahora. Y sin embargo, aquello no es que fuese falso, sino que era una etapa (superada, pero necesaria) de nuestra historia creyente.

4.2.- Los géneros literarios.

Junto a todo esto están los distintos estilos en los que se escribe. En la actualidad hay distintos géneros literarios: novela, poesía, teatro, comic, ensayo, noticia periodística. No se escribe de la misma manera en un género que en otro. En la Biblia encontramos también distintos géneros literarios, aunque, obviamente, no encontraremos los de nuestra época, sino los que se daban en el periodo en el que se escribió. Encontraremos poesías, oraciones, narraciones, leyendas, mitos, etc. Concretamente en la Biblia encontraremos los siguientes géneros literarios:

q       Historia: relato de una historia real o imaginaria de unos acontecimientos o hechos humanos importantes en la vida del pueblo, para comunicar  no tanto cómo se desarrollaron, sino, sobre todo, cómo fueron vividos y qué significaron.

q       Ley: conjunto de normas, costumbres y preceptos por los que se rige el pueblo a lo largo de su historia. Estas leyes se leen como expresión de la voluntad de Dios.

q       Profecía: un profeta se constituye en portavoz de la palabra de Dios y se dirige al pueblo para hacerle caer en la cuenta de la infidelidad, para denunciar, para anunciar castigo o salvación, para alentar, etc.

q       Lírica: la poesía es un medio privilegiado para expresar  la vivencia religiosa.

q       Sabiduría: desde la experiencia cotidiana se formulan sentencias, dichos populares, refranes, etc.

q       Apocalíptica: relato de visiones, sueños o revelaciones de acontecimientos humanos y cósmicos, ocultos y en trance de llegar, escritos en lenguaje enigmático y simbólico.

q       Carta: misiva enviada por alguien con autoridad a una comunidad o persona con intención de enseñar y animar.

 

5.- VALIDEZ Y VERDAD DE LA BIBLIA

5.1 .-¿Sigue siendo válido?

Todo ello nos lleva a dos cuestiones siempre presentes. La primera de ellas se refiere a la validez de este libro hoy: ¿para qué la Biblia, si es un texto tan antiguo?; o formulada de otra manera.¿si es tan difícil de leer, para qué? ¿No será mejor recurrir a otro tipo de escritos religiosos más asequibles y actuales?

Puede que algunos escritos nos ayuden tanto como la Biblia a comprender a Dios. Pero no olvidemos este proceso de selección familiar ha hecho que la Biblia conserve lo esencial de la experiencia humana durante más de mil años, lo cual es mucho decir. Todo problema humano está tratado. Si ese texto ha llegado a nosotros no ha sido por una decisión caprichosa sino porque a muchas generaciones de hombres y mujeres le ha servido para comprender a Dios. Además, se añade el hecho de ser un libro común, en el que todos podemos encontrarnos (cualquier otro escrito siempre será particular, por muy querido que sea). No sólo nosotros sino otros, incluso judíos.

5.2.- ¿Es verdad todo lo que dice la Biblia?

Habría que empezar diciendo que la verdad tiene varios registros. No es lo mismo preguntarse por lo que ha pasado que por el sentido de lo que ha pasado.  Un ejemplo puede aclararnos. Imaginemos un hecho concreto: por ejemplo, el nacimiento de un niño. Si queremos saber qué ha pasado tendremos que recurrir al médico que ha asistido al nacimiento del niño, al ginecólogo que ha tratado a la madre o  cualquier experto que nos explique cómo se ha pasado de la fecundación al nacimiento del niño. Con el parte médico, con el testimonio de otros médicos y con libros podríamos ilustrarnos perfectamente si lo que queremos saber es qué ha pasado. Pero el nacimiento de un niño es mucho más que un proceso biológico. Si el que ha nacido es alguien cercano a nosotros no nos interesará tanto el qué ha pasado cuanto qué sentido tiene lo que ha pasado. Y para alcanzar este sentido tendríamos que atender a la experiencia de la madre, del padre, a nuestros recuerdos, a nuestra relación con ellos, etc. A la hora de expresar ese sentido que tiene el nacimiento de ese niño, no lo haríamos con el lenguaje técnico, sino que usaríamos otro tipo de palabras: más vivenciales. Y así una madre podría decir algo parecido a lo siguiente: “ser madre es lo más maravilloso que me ha pasado en la vida”. Comparando ambos registros podemos decir que tan verdad es el parte médico con la descripción del nacimiento como la experiencia de la madre. Pero son distintos tipos de verdades. No pueden ser comparadas. Una no es “más verdad” que otra .

Pues bien, con el ejemplo podemos comprender que La Biblia no se interesa tanto por el qué pasa cuanto por el sentido de lo que pasa. Por supuesto que el sentido no se puede separar de los hechos, y por eso, la Biblia no nos habla en teorías sino a través de hechos Pero la verdad de la Biblia no hay que buscarla en la exactitud del qué sino en la verdad del sentido. A la Biblia no acudimos para entender el qué del origen del universo. Para ello iremos a lo que nos dice la ciencia. Pero si lo que queremos saber es qué sentido tiene  la existencia del universo no nos sirve la ciencia: tendremos que acudir a otro registro, el religioso y una de las respuestas sobre el sentido nos la ofrece la Biblia en el primer capítulo del Génesis. Sí leemos este texto como si nos estuviera hablando del qué  cometeríamos un grave error porque lo que a ese texto le interesa no es cómo ocurrió realmente el origen del universo sino qué sentido tiene la existencia del universo.

Además habrá que tener en cuenta, como hemos dicho antes, que en la mentalidad de los autores bíblicos, la leyenda y la realidad andan muy mezcladas y no existe ese interés por separarlas que hoy tenemos en la mentalidad científica contemporánea. Puede ser que un hecho descrito no sea histórico, y sin embargo contenga una verdad en el sentido. Podemos poner el ejemplo de Adán y Eva: históricamente no es verdad que Dios durmiera al ser humano para sacar de su costilla una mujer. Sin embargo, el sentido es verdad: nada del ser humano quitará la soledad del ser humano que no sea alguien que lo sienta como carne de su carne (por decir sólo uno de los sentidos que tiene ese texto).

Ciertamente muchos de los acontecimientos que nos narra la Biblia son históricos. Otros mezclan historia y realidad. En otros casos son pura leyenda. En todos los casos la verdad hay que buscarla en el orden del sentido, de lo que se nos quiere decir para la vida humana plena en ellos. En esto, podemos estar seguros de que la Biblia nos dice la auténtica verdad que es Dios mismo. Sin perder de vista todo lo que hemos dicho del proceso de evolución.

5.3.- Más allá de la interpretación individual.

Todo ello nos lleva a una última idea sobre la verdad de la Biblia: para comprender realmente lo que dice no basta una lectura privada personal. Algunas veces tenemos la tentación de hacer de la Biblia un libro puramente individual, donde mi interpretación  personal es lo importante. Si atendemos a todo lo que hemos dicho hasta ahora comprenderemos que un pasaje bíblico no puede cogerse aislado del resto de la Biblia si quiere ser comprendido de verdad. Hay que leerlo teniendo como fondo toda la búsqueda creyente que trasluce la Biblia. Así, he de tener siempre presente que lo que dice un texto concreto hay que comprenderlo desde los textos anteriores y posteriores a él en la misma Biblia: lo que leo es uno de los eslabones en la búsqueda Dios por parte del ser humano. Adaptarlo sin más a mi situación individual sería aislarlo.

Pero además, esa búsqueda continua de Dios no se cierra con el último libro que se escribe en la Biblia, sino que continúa en una tradición. Yo no leo la Biblia como si fuera el primer y único creyente que se acerca a ella, sino que lo hago en una comunidad que tiene una historia.

 

6.- CONCLUSIONES 

Después de todo lo dicho, ¿cuál debería ser nuestra actitud hacia la Biblia si queremos empezar a comprenderla en toda su hondura? Alguna luz puede concluirse de todo lo que hemos venido diciendo.

q       La Biblia es un conjunto de reflexiones emanadas de la búsqueda de Dios por parte de un pueblo que no nos es ajeno, sino del que nos sentimos un eslabón más. Sin miedo a exagerar podríamos decir que todo lo humano, todo lo que constituye la vasta experiencia humana, está tratado en la Biblia..

q       A la Biblia no podemos acudir como si fuera una novela o una fuente de información histórica o científica. Sólo hay una forma correcta de ir a la Biblia: con nuestra propia vida, con nuestras búsquedas, introducir nuestra historia en la Historia. Es en ella verdaderamente donde encontraremos a Dios.

q       Por tratarse de textos complicados en la mayoría de los casos, necesitamos de ayuda, acompañamiento y formación. Si no es así, la mayoría de sus palabras quedarán huecas y sin sentido. Por eso:

-         Necesitamos una edición de la Biblia que contenga introducciones, notas, etc. No vale cualquier edición que por barata nos dé únicamente el texto sin más comentarios.

-         Es abundante el material formativo en la Biblia. En el grupo de catequistas, charlas, cursillos, libros, etc. son cada vez más necesarios si queremos adentrarnos en una profundización seria de la Biblia.

-         Y lo más importante: la lectura directa, asidua y constante de la Biblia. Si el único contacto que tenemos es esporádico y puntual nunca avanzaremos nada.

 


El mundo de los Evangelios.

 

EL IMPERIO ROMANO

 

Introducción

            Los evangelios fueron escritos en diversos puntos del imperio romano entre los años 60 y 90 de nuestra era, pero relatan acontecimientos ocurridos treinta o cuarenta años antes en Palestina.

            Esto, de entrada, nos dice que el contexto social y político en el cual se crearon los evangelios era muy diferente al nuestro. Por eso, si leemos los evangelios con la mentalidad de nuestra época, cosa fácil, es muy probable que algunas cosas importantes nos pasen inadvertidas o que no las entendamos bien, pues sólo se comprenden, comprendiendo el mundo donde fueron creados.

            Efectivamente, a medida que vamos conociendo la organización del Imperio o las costumbres judías algunos interrogantes se van despejando :

n    ¿Por qué el Sanedrín tiene que llevar a Jesús ante Pilato para que lo condene a muerte ?

n    ¿Por qué ese desprecio tan grande a los recaudadores de impuestos ?

n    ¿Por qué se da tan tanta importancia al templo de Jerusalén.

            El objetivo de esta introducción es describir el cotexto social, político, económico, cultural y religioso de la época en que fueron escritos los evangelios. Es necesario conocer el contexto del imperio romano donde nacieron los evangelios y el contexto de Palestina, el lugar del que hablan los evangelios.

 

Organización política

Los emperadores eran la cabeza visible de los extensos territorios del imperio romano. Pero no todos los territorios poseían la misma vinculación ni se regían por el mismo estatuto. Había tres clases de territorios :

n      la península itálica. Era el núcleo del Imperio y sus habitantes disfrutaban de los privilegios de ser ciudadanos romanos que luego se fueron extendiendo a las colonias o territorios entregados a los veteranos de guerra.

n      los países vinculados a Roma por un tratado. Estos gozaban de una cierta autonomía interna, como fue el caso de Palestina en tiempo de Herodes el grande y sus sucesores.

n      luego venían las provincias que eran consideradas como posesión del pueblo romano, que las había conquistado. Sus habitantes tenían la obligación de pagar impuestos, destinados a las arcas imperiales. Había dos tipos de provincias. Las primeras eran la senatoriales que habían sido constituidas durante el tiempo de la república. Tenían al frente un gobernador y dependía de la república.

            Las segundas eran las imperiales que dependían del emperador y eran gobernadas por prefectos o procuradores. Este es el caso de Judea entre los años 6-41 d.C.

      Debido a la gran extensión del Imperio, el gobierno se hacía difícil, de forma que muchos procuradores abusaban del poder y se enriquecían a costa de la población.

 

Organización social

Jurídicamente se distinguían tres clases de hombres :

n    Los ciudadanos romanos. Hombres libres que viven en la península. Estaban exentos de tributos y sólo podían ser juzgados por un tribunal romano. Este derecho lo tenían algunos hombres libres de las provincias, como es el caso de Pablo que hizo valer este derecho ante el procurador Felix (Hch. 25, 1-2)

n    Los hombres libres eran las clases indigentes y los pequeños y medianos empresarios.

n    Los esclavos formaban un importante grupo social en el imperio. Su número era muy elevado. En atenas podían ser unos 40.000 hombre libres, 10.000 libertos y 110.000 esclavos. No tenían el rango de personas humanas y se les confiaban los trabajos más duros. Pero tuvieron una gran importancia en la transmisión de la cultura y en la introducción de ideas y prácticas religiosas procedentes de Oriente. Así ocurrió en el cristianismo que tuvo en la clase de los esclavos una importante vía de expansión.

 

Situación religiosa

Durante este tiempo el mundo de las creencias religiosas experimenta un gran cambio, ya que conviven con otras formas religiosas venidas de oriente. La religión del imperio romano entra en crisis ya que no es capaz de dar respuesta a las nuevas preguntas que se van haciendo. Por eso se viven en apertura a nuevas formas religiosas.

n    La religión romana conserva su influencia. El emperador es el sumo pontífice. Junto a esta religión están los oráculos, la astrología, la creencia en el destino...

n    El culto al emperador vino de Oriente. Augusto que vio la importancia de las tradiciones religiosas para la paz del imperio, accedió a recibir honores divinos.. Tiberio y Claudio los rechazaron. Pero fueron Calígula, Nerón y Domiciano quienes la introdujeron definitivamente en el Imperio.

n    Junto a esta tradición, se extendieron mucho las religiones mistéricas, entre las cuales estaban el culto a Isis, Osiris, Mitra...

 


 

PALESTINA

 

Situación política

Desde el año 61 a.C. en que Pompeyo tomó la ciudad de Jerusalén, Palestina se encontraba sometida al poder romano. A lo largo de este periodo que comenzó con el exilio en el siglo VI a. C., los judíos vivieron con la tensión de mantener su fe religiosa en medio de influencias culturales y políticas que les influenciaban.

            Durante el tiempo de Herodes el grande (37-4 a.C.) el país alcanzó un esplendor que sólo se puede comparar a los tiempos de David. Pero, a pesar de ser un gran político, sus súbditos no le querían, debido a su cruel comportamiento con la familia real y por su colaboracionismo con los romanos.

Cuando murió, el imperio se dividió en sus tres hijos : Arquelado, Herodes Antipas y Felipe. Pero Arquelado, debido al descontento social, fue destituido y, en su lugar, el emperador puso un gobernador que residía en Cesarea, pero que iba a Jerusalén en caso de revueltas. A dicho gobernador competían los asuntos militares, judiciales y económicos.

El ejercicio de la justicia era tarea del Sanedrín, aunque éste no podía condenar a muerte. Esto sólo lo podía impartir el poder romano.

            El gobernador tenía que vivir en armonía con los judíos , de forma que los romanos no tenían insignias en la ciudad santa, pero el sumo sacerdote esa puesto por el gobernador.

            De todos los gobernadores, el más conocido fue Poncio Pilato (26-26 d.C.) Lo que nos cuentan los escritores de la época es bastante negativo. Fue muy duro y provocador. Su ultima actuación política fue la matanza de un grupo de samaritanos sin razón proporcionada, lo que le valió el exilio y el final de su carrera política.

            Poco a poco la situación se fue deteriorando hasta llegar el año 66 d.C. en que tuvo lugar la guerra judía, cuyo desenlace final fue el asedio de Jerusalén y la destrucción del Templo por las tropas de Tito.

 

Situación económica y social

En tiempos de Jesús el poder económico lo tenía la aristocracia herodiana. Frente a ellos, los pobres eran muy numerosos y su situación se agravó con Herodes el Grande. A este empobrecimiento contribuyeron los impuestos, el comercio y el proceso de urbanización.

            En general existían tres grupos :

n    Grandes propietarios y alto clero.

n    Trabajadores (alfareros, pescadores, carpinteros...). Jesús y algunos de sus compañeros pertenecían a esta casta.

n    Esclavos, mendigos, enfermos crónicos, desamparados. Los mendigos eran muy numerososs. Esta situación se agravaba con los prestamistas y recaudadores de impuestos.

 

Situación cultural y religiosa

Debido a las sucesivas invasiones de persas, griegos y romanos el pueblo se quedó sin el templo, que era su centro vital. Esto provocó el surgimiento de  instituciones como el Sanedrín y la Sinagoga, a la vez que surgieron los escribas cuya misión era mantener intacta las tradiciones religiosas del judaísmo. Estas tradiciones tenían su centro en la Ley, la Tora, que gozaba de respeto por parte de todos.

            En tiempos de Jesús, el templo había sido reconstruido y la clase sacerdotal se había revitalizado. Además, habían surgido nuevos grupos religiosos.

 

a) Las instituciones

n    Templo. Reunía el poder político, económico y religioso. Quien lo atacaba, atacaba los cimientos de la sociedad. Era el centro más importante de comercio y de intercambios monetarios. En él se acuñaban las monedas que se utilizaban en su interior.

       Junto al templo estaba la fortaleza Antonia que servía de vigilancia al templo.

       Finalmente, es el centro religioso ya que, según la Ley de Moisés, es el único lugar donde se pueden realizar los sacrificios prescritos.

n    Fiestas. Pascua (Moisés), Pentecostés (entrega de las tablas a Moisés. Se ofrecían los primeros frutos de las cosechas), Tabernáculos (fin de las cosechas). La fiesta del sábado era muy importante para todo judío. Primero la mantuvieron los sacerdotes y luego los fariseos. Estos la ponían como fundamental. De ahí las controversias con Jesús.

n    Sinagoga. Surgió al perder el templo. Era lugar de oración y de estudio.

n    Sanedrín. Estaba compuesto por sacerdotes y escribas. Tenía competencias de orden público y poseía guardia propia. Su principal cometido era judicial en causas civiles y religiosas relativas a la Ley. Sus sentencias eran aceptadas por el poder romano como válidas, excepto cuando se trataba de aplicar la pena capital. Sus reuniones eran dentro del templo, presidido por el sumo sacerdote y contaba con 71 miembros.

 

Grupos religiosos

Durante el tiempo de Jesús surgieron algunos movimientos que tuvieron influencia en Jesús. Por eso es bueno conocerlos.

n    Escribas. Nace en torno al estudio y conocimiento de la Ley de la que deducen normas de comportamiento y explicaciones. Fueron los guías espirituales del pueblo y estaban ligados a los fariseos.

n    Esenios.  Intentaban vivir la Ley en toda su pureza. Manifestaban oposición al Templo y al poder constituido. Por eso optan por la retirada. Se dedican a estudiar la Ley.

n    Movimientos bautistas. Anunciaban la salvación como algo inminente. Cada uno de estos grupos surgían en torno a un guía. Es el caso de Juan Bautista y de Jesús. Estos grupos esperaban un mesías que cambiase la difícil situación que estaban viviendo. Pero Jesús rompe los moldes.

n    Saduceos. Es el alto clero que vive a expensas del templo y encarna la teología tradicional. No creían en la resurrección. Eran colaboracionistas.

n    Fariseos. Buscaban la interpretación recta de la Ley. Para hacerse una idea de este grupo no podemos acudir a los evangelios, porque éstos muestran las disputas entre la comunidad cristiana y la sisanoga más allá del año 70 d.C. En realidad, los fariseos era un grupo con una gran profundidad religiosa y que se oponían a colaborar con los dominadores.

n    Samaritanos. Formaban un grupo aparte. Los judíos los llamaban herejes y evitaban el trato con ellos.

 


Para iniciarnos a la lectura de la BIBLIA.

«El Evangelio del Espíritu»

 

Para comprender el libro de Los Hechos hay que partir de algo que seguramente todos sabemos: Los apóstoles nunca comprendieron a Jesús. Nunca pensaron que Jesús fuese Dios. Creían que era un Mesías político, alguien que vino para liberar al pueblo judío del dominio al que Roma tenía sometido al pueblo. Algunos datos del evangelio que nos muestran esto son los siguientes:

Ø      Mt 20,20: Los hijos de Zebedeo

Ø      Mc 8,28ss: Pedro reprende a Jesús por querer ir a Jerusalén

Ø      Lc 24,13ss: Los discípulos de Emaús

Ø      Jn 18,10: Pedro ataca al criado del Sumo Sacerdote

Ø      Mt 17,16: Jesús se queja de la falta de fe de sus discípulos.

 

A partir de este cuadro, se entiende que el libro de los Hechos va a mostrar cómo el Espíritu va guiando a los primeros cristianos hasta que se dejan mover por este mismo Espíritu, lo cual es sinónimo de haber descubierto el verdadero mensaje de salvación que Jesús vino a traer y que tan mal comprendieron sus discípulos.

Algunos datos curiosos de este evangelio y que pueden servir de ayuda para su interpretación son los siguientes:

Ø      Es curioso ver la estrategia que Lucas utiliza. En primer lugar, aunque el libro se titula “Los hechos de los apóstoles”, a la hora de la verdad los protagonistas son realmente dos: Pedro y Pablo, porque a Lucas lo que le interesa es mostrar la comunidad que hay por debajo de cada una de estas dos personas.

Ø      Por otro lado, la estrategia de Lucas es coger un personaje, por ejemplo, Pedro, y lo trata hasta que sea una persona movida por el Espíritu Santo. Una vez que esto tiene lugar, dicha persona desaparece. Otro caso curioso es el de Pablo, que está hasta el final del libro. El final de los Hechos no es la muerte de Pablo, que ya había acontecido cuando se escribió, sino la misión con libertad. Este final es el mismo que el del evangelio de Lucas.

Ø      Según este criterio, ¿quién es el primer cristiano de la historia? Esteban, porque fue el primero en desaparecer.

Ø      Otro dato curioso es que a los cristianos se les da por primera vez este nombre en Antioquía, ciudad que estaba fuera de los ámbitos de judaísmo

Por eso, el libro de los Hechos sigue siendo un libro actual, porque, en el fondo, nos ayuda a descubrir hasta qué punto nosotros no hemos descubierto todavía lo esencial de ese mensaje y seguimos viviendo y teniendo ideas completamente contrarias a las que vienen del Espíritu Santo.

Pero, vayamos por partes...

 

1.      Los apóstoles reciben el Espíritu Santo

Lo primero que se nos narra en los Hechos es la ascensión. En ella se nos cuenta cómo Jesús asciende al cielo y los apóstoles se quedan mirándole mientras se va.

Este texto tiene un paralelo con el relato de Eliseo y Elías. Cuando Elías se va, Eliseo le pide dos partes de su espíritu y la consigue pues recoge el manto. De esta forma los demás profetas le reconocen, al llevar puesto el manto de Elías.

En el caso de los discípulos, ellos se quedan mirando para arriba esperando que Jesús les lance un trozo de su manto. Así tendrían un poder con el cual convencerían a todos. Pero, en vez del manto, lo que reciben es el mandato de la misión que será más tarde garantizado por el Espíritu Santo.

Luego se dirigen a su casa y viene la elección de Matías. Esto es curioso porque Jesús no les dijo nada que eligiesen a uno en sustitución de Judas, lo cual muestra la obsesión del judaísmo por el número 12. Parece como que tienen que ser de nuevo doce para recibir el Espíritu Santo.

 

1.1.  Pentecostés

El día de Pentecostés viene el Espíritu Santo sobre los discípulos y ya Lucas va a marcar los problemas que nacen dentro dela Iglesia ante el Espíritu de Jesús resucitado y las divisiones que se producen. Aparecen dos posturas:

Ø      ¿Qué quiere decir esto? (Lc 2,12)

Ø      Están bebidos (Lc 2,13)

A lo largo de los hechos de los apóstoles Lucas irá mostrando cómo dentro de la Iglesia están presentes estas dos tendencias, tendencias que podemos descubrir también dentro de nosotros.

Los primeros son los que se dejan llevar por el Espíritu y los que, como veremos más adelante, serán perseguidos, criticados y condenados a muerte.

Los segundos son los que no se dejan sorprender por Dios, los que parece que lo saben todo, los que se fabrican un dios a su medida, los que se aferran a lo que conocen o dominan, los que no se dejan renovar por Dios y se creen en posesión de la verdad...

 

2.      Las dos tendencias en la primera Iglesia

Antes de afrontar esta parte hay que tener presente algo curioso en los discursos de Pedro. Hay veces en que Lucas dice que Pedro habla movido por el Espíritu Santo y otras ocasiones en que no lo dice. Cuando no lo dice, su discurso es exclusivista. Cuando habla movido por el Espíritu su discurso es universalista.

            Teniendo esto en cuenta lo primero que vemos dos relatos curiosos porque no parecen lógicos, aunque sí existe la lógica:

Ø        Pedro es llevado al Sanedrín. Cuando Pedro va al templo (mentalidad judía) a rezar se encuentra con un tullido. Estaba fuera del templo porque los tullidos no podrían entrar en el templo (2 Sam 5,8). Pedro le toma de la mano derecha, señal de la comunicación del Espíritu Santo y le ofrece la única riqueza que tiene la Iglesia: Jesús.

Pedro aprovecha el momento para dar un discurso. En este momento no está movido por el Espíritu. Por eso, al analizar su discurso vemos algunas cosas un tanto cuestionables:

·        “El Dios de nuestros padres” (3,13)

·        “quien no escuche al profeta (Jesús) será excluido del pueblo” (3,23)

·        “Dios resucitó a su siervo y os lo envía en primer lugar a vosotros” (3,26)

Luego llegan los Sumos Sacerdotes e interrogan a Pedro que, lleno del Espíritu Santo, responde. Finalmente los liberan.

Más adelante los vuelven a meter en la cárcel pero siguen sin conseguir nada. Esta vez el ángel del Señor los libera. Luego los vuelven a coger y quien los defiende es un fariseo, Gamaliel. Esto indica que posiblemente el mensaje cristiano se acomodó a los fariseos.

Ø      El martirio de Esteban. Los Doce eligen a siete diáconos (número perfecto). A Esteban lo cogen porque habla en contra del templo y la Ley (Hch 6,13). Este habla lleno del Espíritu Santo habla y lo condenan a muerte. Lucas compara aquí la muerte de Esteban con la de Jesús cuando dice: “Señor, no les tengas en cuenta este pecado”. Son palabras parecidas a las que Jesús pronunció en la cruz.

El libro de los Hechos señala, a continuación, algo que llama la atención. Se nos dice que se desató una fuerte persecución contra la Iglesia y que todos se dispersaron salvo los apóstoles. Lo curioso de todo es que en el capítulo siguiente (Hch 9,31) se nos dice que la Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Pero ahí no termina todo. Pedro predica tranquilamente sin que nadie le persiga.

            ¿Cómo explicar esta situación? Seguramente porque hubo dos comunidades y dos formas de interpretar el evangelio. Esteban habla lleno del Espíritu Santo en contra de la Ley y el Templo. Esto provoca que lo condenen. En cambio a Pedro lo sueltan porque su comunidad la consideraban como una secta judía que aceptaba el Templo y la Ley.

            La persecución se desata, pues, contra los helenistas que comienzan predicando a los judíos pero se abren al resto del mundo. Estos son los que tienen el Espíritu de Dios. Son los auténticos cristianos, nombre, por cierto, que reciben en Antioquía, ciudad que está fuera de las influencias judías.

 

2.1.  Las dos tendencias de la Iglesia

Esta doble tendencia aparece en numerosos textos de los evangelios:

Ø      Mt 15,33.16,13

Ø      Mt 17,24

Ø      Mt 17,15

Ø      Lc 10,17

 

3. La nueva situación

Lucas va mostrando a lo largo de los Hechos cómo hay dos tendencias en la Iglesia y cómo, poco a poco, los cristianos van dejándose llevar por el Espíritu en vez de por la Ley. El Espíritu lo tienen los paganos, mientras que la Ley representa a los judíos:

Ø      Pedro pasa por comunidades donde todos están enfermos. Todos menos un pagano, Simón el curtidor, cuyo oficio lo hacía el más impuro de los impuros. Es ahí donde Pedro tiene la visión de Cornelio.

Ø      Conversión de Pedro

Ø      Conversión de Pablo

Ø      Felipe se encuentra con el eunuco.

 

3.      Conclusión

Es bueno volver a acudir al texto de la Transfiguración ya que nos puede servir de conclusión ante la mentalidad de los discípulos y la de Dios...

            Jesús se lleva a la montaña a tres discípulos:

Ø      Pedro, apodado piedra.

Ø      Santiago, hijo del trueno

Ø      Juan, el discípulo amado.

 

Este texto indica que para los primeros cirstianos Jesús fue aceptado pero el judaísmo seguía presente en ellos. También nosotros seguirmos moviéndonos entre Elías, Moisés y Jesús.

El problema es que, la comunidad judeo cristiana, aquella que se basaba en la ley es la que desapareció. A nosotros nos ha llegado la comunidad guiada por el Espíritu que son las comunidades de Pablo, las perseguidas. Sin embargo, veinte siglos después, todavía la Ley nos sigue tirando mucho. Vivimos muchas veces desde la Ley, cuando la ley mata, cuando la comunidad que vivía desde ella terminó desapareciendo...

 

 

 


Evangelios sinópticos: cuadro comparativo.


Células-grupos parroquiales de evangelización.

¿QUÉ SON?   Sería una pequeña comunidad de cristianos que mantienen entre sí relaciones naturales (primarias) y que quieren evangelizar en su entorno (familia, vecinos,  amigos, compañeros de trabajo, estudio y ocio). Con ellos es con quienes, en las relaciones naturales de cada día, estoy llamado por Dios a vivir y compartir la fe.

OBJETIVO: La EVANGELIZACIÓN en el propio medio ambiente de cada uno.  PRIORIDAD EFECTIVA EN LA PARROQUIA.

Descargar el Power Point.

Descargar el folleto nº 1.

Descargar el folleto nº 2.

Descargar el folleto nº3 (próximamente).